Artículo. Características que debe cumplir una meta bien definida

Compartir es de sabios! Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on VKShare on RedditShare on Tumblr

Ahora que llega el año nuevo, no dejes de establecer nuevas metas y objetivos. Os dejamos un nuevo artículo de Juan Bernat.

CARACTERÍSTICAS QUE DEBE CUMPLIR UNA META BIEN DEFINIDA

La definición de metas y objetivos es una de las herramientas clave de que disponemos para aumentar la motivación intrínseca de la persona. Una meta bien definida es una fuente de energía sin igual. Una meta bien definida nos mueve por dentro, nos enciende, nos empuja a trabajar, nos dice a qué hora debemos levantarnos y a qué hora debemos acostarnos, nos levanta cuando caemos. Su poder es enorme. Se dice que no hay personas perezosas, sino personas con metas que no les despiertan inspiración.

Pero para que la meta tenga este poder sobre nosotros debe cumplir una serie de criterios:

  1. No impuesta, es decir, debemos definirla nosotros. Nosotros somos los que sabemos lo que nos mueve por dentro, el entrenador no lo sabe, el presidente no lo sabe. Así que, si quieres que un jugador se ponga una meta que actúa de factor energético sobre él, deja que se la fije él mismo.
  2. La meta debe estar expresada en positivo. Si queremos que ejerza de factor atractor, no debe ni puede estar expresada en negativo. De la negatividad huimos por naturaleza. Parece obvio pero os puedo enumerar cientos de metas negativas: no llegar tarde a ningún entrenamiento (en lugar de llegar puntual a todos los entrenamientos), fallar menos del 20 % de los tiros libres (en lugar de convertir un 80 % o más de los tiros libres), no perder la pelota (en lugar de mantener la posesión), no nos relajamos (en lugar de mantenemos la concentración y tensión)
  3. La meta debe cumplir el acrónimo SMART:
    1. eSpecífica quiere decir que está claramente determinada, es decir, en un equipo de futbol no vale decir quedar lo más arriba posible. ¡Qué significa eso? Quedar entre los 5 primeros y llegar como mínimo a cuartos de final en Copa del Rey, eso sí es específico.
    2. Medible: Quiere decir que es fácilmente objetivable y demostrable su cumplimiento o no cumplimiento. Es decir, un 3º sabe perfectamente si se ha conseguido o no. Para un jugador no sería medible la meta de hacer todo lo que esté en mi mano por meter un gol. ¿cómo sabe un 3º que has hecho todo lo posible? Una medible sería disparar 7 veces este partido.
    3. Alcanzable: muy importante. Ya hemos comentado que la meta es una herramienta impresionante para motivar a una persona o equipo, pero OJO, porque también puede tener el efecto contrario. Si nos ponemos una meta muy ilusionante pero demasiado alta e inalcanzable, a medida que nos alejemos de ella nuestra motivación irá cayendo en picado y, seguramente ni siquiera conseguiremos el objetivo inmediatamente inferior al que perseguíamos. Por eso es tan importante que la meta sea alcanzable y vaya progresando poco a poco conforme consolidamos objetivos. Los jugadores estarán mucho más enchufados, su motivación siempre irá hacia arriba y encima se reforzará su autoestima porque todo lo que sea cumplir objetivos les hará sentir que están haciendo un buen trabajo. Es el clásico partido a partido! Es muy importante definir bien la meta para que sea de verdad lo que nos impulsa a correr más rápido y no una pesada losa que arrastrar. La meta puede ser nuestra gran fuente de energía para correr más rápido que los demás o nuestro gran peso que nos haga correr más despacio si a mitad de camino vemos que no es viable.
    4. Retadora: Por supuesto la meta tiene que ser alcanzable, aunque eso no quiere decir que sea fácil, tiene que suponernos un reto importante, pero eso sí, hemos de estar convencidos de que con esfuerzo la vamos a lograr, de que si ponemos todo nuestro empeño, es viable su consecución.
    5. con plazo Temporal claro: quiere decir que ponemos una fecha clara en la que tenemos que lograr la meta. El objetivo no puede ser “hacer las cosas bien los próximos años para ir a Europa, para ascender, para….” El objetivo debe tener una fecha concreta, de lo contrario nunca lo alcanzaremos, encontraremos excusas para posponerlo.

Así pues y resumiendo, para que una meta cumpla su función y despierte la motivación intrínseca debe ser: no impuesta, positiva, específica, medible, alcanzable, retadora y con plazo temporal.

Juan Miguel Bernat
@juanbernatcoach
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *