Artículo. La complejidad del juego en fútbol y el funcionamiento de la metodología operativa

A día de hoy, es una satisfacción para nosotros que La Libreta del Mister vaya sobrepasando las barreras fronterizas y se vaya expandiendo cada vez más. Y no solo a nivel de lectores con los que ya contamos en más de 80 países, sino también con colaboraciones como es el caso que se expone a continuación.

Presentamos a Raffaele Di Pasquale. Entrenador italiano de Nápoles. Estudió en el Instituto Superior de Educación Física de Nápoles además de ser entrenador UEFA Pro. También es habitual verlo en distintos seminarios como ponente, sobre todo en Italia y Túnez. Le agradecemos desde aquí su colaboración con el blog.

ARTÍCULO. LA COMPLEJIDAD DEL JUEGO EN FÚTBOL Y EL FUNCIONAMIENTO DE LA METODOLOGÍA OPERATIVA

Palabras clave: el pensamiento complejo, interacción sistémicas y categorizar el espacio y el tiempo.

“Educar al jugador a través de la interacción dinámica del juego y enseñarle a elegir correctamente los movimientos de sus compañeros de equipo y oponentes para así elegir la mejor de las opciones posibles”. Este es el principal propósito de la metodología operativa, porque el fútbol es un deporte de equipo basado en la capacidad del jugador para analizar y tomar decisiones constantemente ante situaciones cambiantes.

Después, se trata de preparar a los jugadores para poder ver, sentir y analizar los acontecimientos en cualquier situación y saber elegir la mejor solución.

En el fútbol el orden coexiste con el desorden, lo previsible con lo imprevisible, la imprecisión con la precisión, la creatividad con el rigor. Los opuestos coexisten, pero la lógica de los deportes de equipo se relaciona más con la incertidumbre, el azar, lo incierto y la creatividad. De hecho, el fútbol es una estructura compleja compuesta de dos sub-estructuras (equipos) que interactúan unos con otros a través de sus componentes (jugadores, líneas) continuamente y las relaciones dinámicas de las fuerzas representadas por las fases del juego en el curso de la cual se buscan organizaciones eficaces.

Por consiguiente, sería simplista comprender el rendimiento de fútbol como una sucesión lineal y analítica de tareas. Con la metodología operativa, los principios y conceptos del juego no son vistos en forma aislada, sino en interacción entre ellos y organizados por categorías de espacio y tiempo con el objetivo de entrenar la capacidad para afrontar, gestionar y superar lo inesperado. Esta habilidad será evolutiva porque en el proceso de entrenamiento es solicitada y puesta en práctica específicamente.

LAS CATEGORÍAS DE LA METODOLOGÍA OPERATIVA

El entrenador toma un papel importante en esta manera de trabajar, a la hora de utilizar sus facultades con el grupo y con los jugadores, no siendo autoritario y directivo. Y sí, a través del estímulo, consejo, ánimo y actuando especialmente sobre el contexto, los procedimientos para hacer frente a la carrera, y sobre todo: con la participación activa y constructiva. Y como esta idea es a menudo sólo como una afirmación, si queremos educar al jugador a ser el protagonista, ya que él tiene que decidir qué hacer y cómo sobre la base de lo que se siente, comprende y sabe; debemos asegurarnos de que esta capacidad, que este aspecto, está siempre presente.

“Todo el trabajo en el fútbol de formación y la enseñanza se debe tratar de unificar, no a separar; se debe luchar constantemente para garantizar y alimentar el rendimiento del jugador y del equipo como una unidad completa”.

De hecho, se reitera que la complejidad de la dinámica del juego, es tan complejo como sea el rendimiento del jugador.

¿Por qué se descuidan estos aspectos continuamente en el proceso de formación de fútbol?

Si lee el partido de fútbol de forma compleja, encontrará un sentido totalmente nuevo al juego y su proceso operativo. En el fútbol, las habilidades personales de jugadores en el plano cognitivo, emocional, operacional, social, moral, a través de los conocimientos y habilidades (la “cultura del fútbol”),  se convierten en uno a través del enfoque sistémico de la metodología operativa.

Así que el juego de fútbol debe ser visto como un sistema dinámico auto-organizado.

De ahí la necesidad de un cambio de paradigma, la adopción de una nueva metodología de trabajo. Operacionalmente, estamos asistiendo a dos enfoques alternativos:

Enfoque analítico

  • Separar y reducir
  • Trabajar con repeticiones
  • Trabajar sólo un elemento a la vez
  • Aprender alejado del contexto
  • Repetición de forma sistemática
  • El jugador como ejecutor

Enfoque complejo

  • Se centra en las relaciones de los elementos
  • Insta a las percepciones globales
  • Trabajar de manera estructurada
  • Toma en cuenta el contexto real
  • Trabaja dentro de la zona de desarrollo próxima
  • Promueve el aprendizaje por medio de la experimentación y el descubrimiento guiado
  • Necesita continuamente la capacidad de decisión
  • Respeta la carga cognitiva

Es bien conocido, que el fútbol es un deporte en el que cabe destacar los comportamientos tácticos predominantes.

Para la metodología operativa no hay una separación clara entre lo cognitivo, perceptual y motor, no hay jerarquía secuencial como: primero observar,  después comprender y luego ejecutar. Se trata de una representación cíclica, ya que el jugador repite estas operaciones mentales de forma interactiva, pasando de la observación de la situación del juego, a comparar lo observado con su conocimiento táctico en cuanto a la elección correspondiente. Y así sucesivamente. Durante el juego, debe relacionar las posibles variables de la situación y las posibles soluciones.

Así que las acciones tácticas son un acto y conducta interactiva de los jugadores destinados a influir en los adversarios, con el objetivo de crearle dificultades para que tenga un tiempo de acción tan reducido como sea posible, restringiendo también su margen de maniobra. Cuanta más ventaja en relación al tiempo y al espacio pueda tener un jugador frente al oponente, podrá actuar de una forma más eficiente y tomar más iniciativa en sus acciones.

Con la metodología operativa, se dista aún más de la clásica propuesta entre la técnica y la táctica es aún mayor: la actividad táctica (decidir qué hacer) y la actividad técnica (ejecutar la decisión) se consideran interrelacionadas. No se puede resolver un problema de naturaleza táctica si no se posee la habilidad técnica adecuada.

El modelo de la Metodología Operativa resuelve el problema entre la necesidad de comprender adecuadamente la situación de juego y la correcta ejecución técnica, lo que lleva también a dos corrientes de pensamiento entre los analistas:

  • La pedagogía de los sistemas tácticos.
  • La pedagogía de la respuestas a los estímulos.

El modelo de la metodología operativa aboga por la interacción entre la decisión del acción y la resolución del problema. De hecho, el entorno variable y difícilmente predecible en la actividad deportiva condiciona el gesto técnico, que es continuamente modificado y adaptado según la respuesta para cada situación. Desafortunadamente, en la etapa de formación en el fútbol, la táctica continúa siendo entrenada de forma repetitiva, descontextualizada y sin ningún componente psicológico ni emocional. El clásico enfoque convencional siempre se ha desarrollado con un modelo repetitivo y lineal, destinado a la transmisión de conocimientos a través de un diseño preestablecido y con tendencia a la generalización de los resultados que ofrecen los programas de entrenamiento y filosofías de juego válidas para todas las acciones en las que participa el jugador.

La perspectiva operativa ve al jugador como personas que dan sentido a su trabajo: entrenar con este enfoque significa ser consciente de que los jugadores pueden analizar, investigar, compartir, construir y crear basándose en lo que saben, su capacidad y experiencias personales.

EL CONCEPTO DE ” EN ACCIÓN”’: PENSAR Y ACTUAR AL MISMO TIEMPO

Así que el supuesto metodológico es: partir de la situación concreta y de la experimentación activa del sujeto. Un proceso complejo que es el resultado de muchos factores que interactúan:

  • Cognitivo
  • Afectivo
  • Socio-cultural
  • Experimental
  • Educativo
  • Organizacional. 

Así que si el conocimiento es una construcción activa y personal de lo aprendido a través del mecanismo de asimilación, en consonancia con la historia individual, un entrenador debe ofrecer al jugador un estímulo y una guía. Pero no puede y no debe sustituir esto por órdenes directas.

Se perdió la perspectiva clásica de mando directo a favor del juego que promueve y lleva a cabo una construcción creativa, entendida como el uso y construcción de diferentes experiencias dentro de un proceso cíclico e interconectado. El propósito de la metodología operativa es encontrar una especificidad de ideas de juego para hacer sencilla la complejidad del fútbol a través de los principios de juego en el espacio y en el tiempo, teniendo en cuenta que tanto el rendimiento individual como colectivo y la conciencia operativa aumenta con el entrenamiento por medio del descubrimiento guiado.

Construir la vía de organización del juego de equipo a través de las categorías espacio y tiempo significa introducir en el medio del proceso de entrenamiento de fútbol al jugador como elemento más importante.

Con la metodología operativa que marca paso importante en el concepto de aprendizaje, ya no se entiende la capacidad mecánica de asimilación, memorización y repetición, sino como un proceso de construcción personal del conocimiento. Considerando que los principios del juego no son compartimentos estancos, sino relacionados unos con otros, que las fases del juego siguen una dinámica e interaccionan de forma no lineal y que el aprendizaje debe ser promovido a través de situaciones de juego real para que posteriormente se pueda adaptar a varios contextos.

Así que las situaciones reales con un enfoque específico, sistémico, a través de la enseñanza del juego para educar la creatividad del jugador son el camina para encontrar la respuesta eficaz adaptándose al continuo variable de las situaciones particulares. Para educar al jugador y al equipo a actuar eficazmente, la metodología operativa adopta las siguientes medidas:

  • Aumento gradual de la complejidad requerida
  • Variación continua del entorno
  • Modificación de la alternancia de acciones
  • Introducción de elementos de incertidumbre.

 PRINCIPIOS METODOLÓGICOS

  • Interacción (todos los aspectos del rendimiento individual al servicio del colectivo)
  • Inmediatez (aquí y ahora)
  • Especificidad (la realidad del juego)
  • Entorno (contexto operativo: dimensiones del espacio, número de jugadores y equipos, actividad del adversario, número de toques, reglas tácticas)
  • Contextualizado (interrelación operativa)
  • Crecimiento paulatino (niveles de complejidad)
  • Continuidad
  • Flexibilidad

Considerando que la función del entrenador es desarrollar un modelo de entrenamiento que tiene el objetivo de simular las acciones del partido, tratando de transmitir al jugador una formación adecuada y garantizar que las sesiones se utilizan para alcanzar los máximos niveles de rendimiento,  prestando más atención al desarrollo cognitivo, y colocando en segundo lugar el desarrollo de la condición física; se vuelve crucial resaltar los objetivos generales de la formación que se quieren lograr en cada sesión y que deben guiar la práctica.

[box type=”download” size=”large” border=”full”]Puedes descargar aquí la versión original del artículo en italiano.[/box]

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *