El truco de la pelota parada

Resulta paradójico comprobar cómo, el momento en el que el juego del fútbol más se aleja de su esencia de juego resulte ser, uno de los caminos más cortos para llegar a celebrar un gol.

Ese momento en el que fútbol deja por unos instantes de ser un juego de once contra once para convertirse en un escenario en el que, el ilusionismo, el engaño y la teatralización toman partido para intentar ganar un metro o unas décimas de segundo con las que aventajar en esa acción a los adversarios.

El éxito actual del Atlético de Madrid ha puesto una vez más de manifiesto la capacidad que tienen las acciones a balón parado para ejercer de vehículo con el que recorrer con mayor comodidad el trayecto hacia el momento de levantar un trofeo o de festejar en la plaza o fuente correspondiente frente a miles de aficionados.

Pero esta importancia del balón parado no es, ni mucho menos, un descubrimiento del Cholo y el Mono, pues mucho antes, equipos históricos del fútbol español se aprovecharon de esas acciones para, como dirían en el país del cuerpo técnico colchonero, salir campeones en diferentes competencias.

Desde aquel Real Zaragoza que con Víctor Fernández levantó la Recopa, pasando por el mismísimo Atleti del doblete con Radomir Antic como ideólogo y un tal Milinko Pantic como milimétrico ejecutor, hasta el Valencia en el que Benítez movía las fichas para que Baraja y compañía anotasen una y otra vez.

Todos ellos equipos de momentos y características diferentes que utilizaron estrategias distintas, pero que reunían elementos comunes e imprescindibles en este arte: excelentes lanzadores, certeros rematadores y sobre todo, una gran capacidad para esconder sus cartas al adversario hasta el preciso momento de ponerlas sobre la mesa.

Casi cualquier lugar del terreno de juego ha sido susceptible para iniciar una de estas jugadas, obteniendo en numerosas ocasiones el final deseado, sin importar si el balón surgió desde una esquina, a raíz de una infracción del equipo rival o después de que uno de los oponentes impulsase el esférico más allá de la línea lateral, como bien aprovechó semanas atrás el Sevilla de Unai Emery representado en la cabeza del simpático camerunés Mbia.

Todas ellas han sufrido una evolución durante los últimos años, encontrando excelentes representaciones más allá del trabajo diario de los clubes, como aquella acción repetida en la que Thiago levantaba sutilmente el balón por encima de la barrera para que Canales marcase sin oposición y que, además de tener un lugar en la historia de las categorías inferiores de la Selección Española, equipos como el Eibar, la han hecho suya en la presente temporada para conseguir marcar goles importantes.

Algunas de estas acciones resultan prácticamente indefendibles por la precisión cirujana en su ejecución si bien, otras acaban en celebración por el despiste o la falta de previsión del equipo defensor ante ese momento en el que cada equipo intenta presentar ante el gran público las novedades de su repertorio en busca del desnivel que el propio juego niega en multitud de ocasiones.

FOTO1SALIDA FOTO2REMATE

Contextualizar la Preparación Física

El remanente de ejercicios que un preparador físico puede llegar a poseer para diseñar sus sesiones, seguramente le darían para planificar todas las sesiones del año repitiendo apenas unos pocos. Sin embargo, los hay que con una base que le puede funcionar o que ya le ha funcionado, adapta cada sesión de entrenamiento aportando a esa base un color y una forma concreta para la realidad específica que se desea.

Qué el fútbol ha evolucionado es algo tangible, observable solo con ver cualquier encuentro de primer orden. Es por ello que la mayoría de los entrenadores han sido capaces de entender que el fútbol, en sí mismo, es un sistema complejo e inseparable, donde los condicionantes son tan grandes que son imposibles de predecir. En palabras de Lillo, “Estamos ante un juego colectivo en el que hay interacción con el resto, el otro me condiciona y yo condiciono al otro. Entre todos condicionamos al entorno y el entorno nos condiciona a nosotros. Todos somos seres condicionados y al mismo tiempo condicionadores”. Es por todo esto, por lo que las antiguas corrientes de trabajo en preparación física están dejando paso a otras nuevas, más actualizadas, ya que se ha entendido que uno de los aspectos más importantes de este deporte es el entendimiento del contexto, aspecto difícil de comprender si se separan los requerimientos físico-psicológicos, de los condicionantes contextuales anteriormente mencionados.

La preparación física, tradicionalmente ha sido la encargada de proporcionar el sustento al cuerpo del futbolista para que sea eficaz durante los 90 minutos mediante el trabajo de todas sus capacidades. Sin embargo, hoy ya no se ven esas capacidades únicamente como un depósito que hay que incrementar para que tarde en gastarse lo máximo posible, ya que de nada sirven si no se adecúan al contexto que les rodea.

Es ahí donde entran todas las nuevas concepciones que tan de moda encontramos a día de hoy. Sin denostar aspectos tradicionales, estas nuevas tendencias hacen que el jugador corra para jugar al fútbol, salte para jugar al fútbol o gire para jugar al fútbol, y no por el contrario, sea un derroche continuo de cualidades físicas hasta que su depósito se vacíe. El aspecto más complicado es entender el uso de estas cualidades físicas dentro de un contexto plagado de estímulos y que te exige numerosas decisiones. Es por ello por lo que todo el que trabaja únicamente para incrementar la fuerza de su futbolista quizá no se haya preguntado, ¿Cuando tengo una base no es mejor optimizarla que seguir potenciándola?. ¿Para qué quiero ser el jugador con más fuerza de tren inferior del mundo si solo se responder a aspectos lineales y no soy capaz de adaptar mi cualidad y optimizar mis posibilidades en función de la situación del juego, del minuto de partido o de las características de los rivales?

Las preguntas son respuestas cuando el balón echa a rodar, cuando el jugador se da  cuenta que su mecanismo adaptativo no existe o está atrofiado por una exaltación de cualidades, que le hacen ser el jugador más capaz de todos los incapaces, pero el menos adaptado de los que entienden este juego.

El efecto de las orientaciones de meta de logro en el fútbol formación.

INTRODUCCIÓN

El entrenador, a través del comportamiento manifestado en la enseñanza de su método y las relaciones sociales que establece con sus deportistas, ejerce una gran influencia sobre éstos, haciendo especial hincapié en aspectos como las emociones y la motivación, así como, sobre los aprendizajes y el rendimiento deportivo. Su visión de cómo alcanzar las metas deportivas repercute directamente en sus jugadores (Guzmán, 2002). Las teorías cognitivo–sociales de las conductas de logro proponen la existencia de dos orientaciones principales: (Balaguer, Castillo, 1996):

  • Orientación a la tarea, donde la percepción de adquirir grandes habilidades y éxitos subjetivos, están ligados a las experiencias de aprendizaje, proceso de ejecución y dominio de la tarea.
  • Orientación al ego, donde los sentimientos de realización personal están referidos a las normas externas. Se considera que se alcanza éxito cuando hay un ganador y un perdedor, demostrando el primero una mayor habilidad.

Nuestro trabajo gira en torno a estas dos orientaciones, sin darnos cuenta o quizás si, nos postulamos en una orientación u otra, o tenemos más tendencia a utilizar una más que otra. ¿Nos preocupamos en transmitir una orientación correcta en nuestra metodología de entrenamiento?

Para tener un mejor conocimiento sobre las diferentes orientaciones vamos a describir sus principales características:

Orientación a la tarea:

  • Programación de tareas diversas y desafiantes.
  • Dirección poco autoritaria, que permite una mayor iniciativa a los deportistas para tomar decisiones. 3
  • Reconocimiento de los méritos realizado de forma privada y fundamentado en la propia evolución del deportista.
  • Agrupamiento de los deportistas en la práctica deportiva facilitando el aprendizaje cooperativo.
  • Valoración basada en el grado de maestría en las tareas y en el progreso individual.
  • Asignación de los tiempos de práctica relacionadas a las capacidades personales.

 Por otro lado un clima motivacional orientado al ego se relaciona:

Homogeneidad en las tareas.

  • Estilo de dirección autoritario, restringiendo a los deportistas la toma de decisiones.
  • Reconocimiento de los deportistas en público y fundamentado en la comparación social.
  • Agrupación de los jugadores teniendo en cuenta su habilidad.
  • Evaluación en función del hecho de ganar o perder o basada en la comparación.
  • Distribución del tiempo de práctica igual para todos los deportistas, independientemente de sus diferencias en relación a sus capacidades personales.

MÉTODO

Para llevar a cabo la investigación participaron 120 futbolistas de categoría infantil de la provincia de málaga, concretamente jugadores nacidos en el año 2000. Los 120 jugadores estaban distribuidos en seis equipos de veinte jugadores cada uno.

MATERIAL

Para valorar el nivel de motivación de los jugadores en la práctica del fútbol se utilizó el cuestionario de Escala de Motivación Deportiva (EMD) de Balaguer, Castillo y Duda (2007). Para el desarrollo de las tareas de entrenamientos se utilizaron balones, petos y conos. Por último, para el análisis de la calidad de dato se trabajo con el paquete estadístico SPSS para Windows versión 17.0.

PROCEDIMIENTO

Una vez informados los padres y entrenadores del objetivo de la investigación comenzamos a pasar a los diferentes equipos los cuestionarios (EMD) para conocer el nivel de motivación antes de comenzar los entrenamientos. Recogidos dichos cuestionarios dividimos los seis equipos en dos grupos de tres, donde un grupo entrenaba con una metodología donde la orientación de los entrenadores era hacia la tarea y otro grupo de la orientación de los entrenadores era hacia el ego.

¿Cómo se plantearon los entrenamientos?

Durante el mes de entrenamiento, los seis equipos trabajaron los mismos contenidos (posesión de balón, finalizaciones y partido para poner en práctica lo aprendido). Es importante señalar que los equipos tuvieron tres entrenamientos semanales, los cuales, eran los mismos para los 6 equipos para no contaminar los resultados.

Foto 1

Una vez concluido el mesociclo de entrenamiento, donde hubo un control exhaustivo sobre las orientaciones metodológicas de cada entrenador por parte de los investigadores, se procedió a pasar de nuevo a los jugadores el cuestionario de Escala de Motivación Deportiva (EMD). Para medir la motivación deportiva de los jugadores antes y después del mesociclo de entrenamiento se ha utilizado el cuestionario de Escala de motivación deportiva (SMS, Pelletier et al., 1995; Balaguer, Castillo, & Duda, 2007). Los ítems siguen un formato de respuesta  de una escala graduada tipo Likert de 7 puntos (1. No tiene nada que ver conmigo, 2. No tiene nada que ver conmigo, 3. Tiene algo que ver conmigo, 4. Tiene algo que ver conmigo, 5. Tiene algo que ver conmigo, 6. Se ajusta totalmente a mi, 7. Se ajusta totalmente a mi). Fundamentalmente analizamos el interés del jugador por el deporte en cuestión (ej: ¿Por qué participas  en tu deporte? (Por la satisfacción que me produce realizar algo excitante) (Solía tener razones para practicar este deporte, pero actualmente me pregunto si debería continuar haciéndolo).

foto 2

En esta gráfica podemos observar como los jugadores que tuvieron una metodología orientada más al ego, muestran un descenso en la implicación motivacional en la realización del post – test.

Foto 3

Sin embargo, los jugadores que entrenaron bajo una metodología más orientada a la tarea, muestran un incremento en la implicación motivacional en el post – test.

Los resultados del estudio muestran que la orientación motivacional orientada a la tarea se relaciona de forma positiva la importancia otorgada por el entrenador a la “observación y anotación de las evoluciones de los jugadores en el aprendizaje de las habilidades”, así como a “considerar la competición como un medio y no como un fin en sí misma “.

Somos sabedores que la motivación es el movimiento de nuestros jugadores y hace que nos ofrezcan todo lo que tienen en cada entrenamiento o partido, pero, motivar no solo se reduce a tener un discurso emotivo o grandes reproducciones audiovisuales. Nuestra manera de enfocar los entrenamientos y de saber cómo quiero alcanzar los objetivos también repercute en el comportamiento de nuestros jugadores.

Autor: Daniel Medina

Clinic: Fortaleza Mental para el Deportista

La Libreta del Mister te recomienda…

Seguro que en alguna ocasión has dudado de tus capacidades, te has sentido algo inseguro o los nervios te han traicionado y no te han dejado mostrar todo el talento que llevas dentro y lo mucho que has entrenado.

Dominar la mente y las emociones es lo que diferencia a los ganadores de los que se quedan a medio camino. ¿De qué sirve tanto trabajo en los entrenamientos si tu cabeza te juega una mala pasada? Todos los deportistas hemos experimentado alguna vez que la fortaleza mental es un as en la manga que permite derrotar a tus rivales.

En este clinic, pretendemos hacer un repaso a las principales variables que desde la Psicología Deportiva pueden hacer que te conviertas en la mejor versión de ti mismo:

  • Lo que diferencia un ganador: la fortaleza mental.
  • Autoconocimiento: parte de quien eres para convertirte en la mejor versión de ti mismo.
  • El pensamiento lo es todo.
  • Competir antes de la competición.
  • La confianza es tu mejor arma.

cartel-fortaleza-mental1

De forma aplicada, pretendemos darte recursos prácticos para que empieces a rendir al 120% en tu deporte.

Más información en fortalezamentalparaeldeportista.wordpress.com

Ejercicio de fútbol: juego interior en campo contrario 6×6+2C

Acumular gente por dentro para aprovechar a la postre los espacios que se dejan en los carriles laterales es habitual en los modelos de juego donde los laterales tienen un perfil ofensivo claro. A continuación, se propone una tarea para entrenar este tipo de situaciones, descargando el delantero de cara para un compañero y abriendo posteriormente a las bandas.

Procloud-banner900x200

ejercicio para juego interior