Entradas

Ejercicio de fútbol: 11×11 Partido transición rápida

En los últimos tiempos se han realizado estudios en competiciones internacionales de nivel profesional que demuestran que una gran parte de los goles que se consiguen en los partidos vienen precedidos de una transición rápida en el juego. Intentar hacer comprender al jugador de la importancia del manejo de estas situaciones, además de que la concentración máxima en un partido es fundamental para solventarlo con un resultado positivo, es cada vez más complicado. Con este ejercicio de entrenamiento podemos mejorar este aspecto.

11x11 Partido transicion rapida

Ejercicio de Fútbol: 3×2 puerta atrás

Las situaciones de superioridad e inferioridad numérica en un partido se suceden continuamente. Por esto, es importante saber cómo resolverlas de la forma más fructífera posible para tu equipo. En este ejercicio de entrenamiento, uno de los jugadores atacantes se encuentra en situación de fuera de juego, un inconveniente más que hay que solventar, sumada a la de superioridad/inferioridad, dentro de la situación de juego creada.

3x2 puerta atras

Ejercicio de Fútbol: Situaciones 2×1 + 3×2 con finalización

Dominar las situaciones de superioridad y/o inferioridad numérica es un trabajo arduo, ya que este es uno de los momentos con mas desequilibrio y rapidez en el juego que se puede producir durante un partido. Esta tarea de entrenamiento en fútbol alterna diferentes situaciones en las que se producen todos estos aspectos.

Situaciones 2x1 + 3x2 con finalización

¿Atacar bien para defender mejor o defender bien para atacar mejor?

¿ATACAR BIEN PARA DEFENDER MEJOR O DEFENDER BIEN PARA ATACAR MEJOR?

Probablemente nos hayamos planteado esto alguna vez como entrenadores…

¿Construyo a mi equipo desde el ataque o lo construyo desde la defensa?

Imagino que habrá quien tenga alguna preferencia, por diversas razones, y quién dirá pues que depende… La respuesta que nunca falla.

Habrá quien entienda que desde la defensa se consigue más rápidamente hacer competitivo a un equipo, dotándolo de confianza en lo que hace, utilizándolo para adquirir valores como la solidaridad o compromiso colectivo en el juego… y a partir de ahí poder crecer. O habrá entrenadores que prefieran construir a sus equipos desde el ataque porque lo consideren mas motivante, porque entiendan que es mas complejo y necesita mas tiempo…

Y luego está el depende, pues según las características de mis jugadores (si son muy buenos atacado o muy buenos defensores en su conjunto), según tenga más o menos tiempo (algo que en fútbol ya sabemos que no hay, pero que siempre hay algún sitio en el que se puede mirar al menos a un mes vista con cierta tranquilidad, bien porque trabaje con niños en algún club con estos ideales o porque anteponga mis propios ideales al riesgo de ser cesado en poco tiempo), si he cogido al equipo de inicio o con la competición ya empezada, dependiendo del análisis de rendimiento que haga del equipo…

Creo que todos estos son condicionantes que podemos tener en cuenta. Pero, ¿nos hemos parado a pensar como influye lo uno en lo otro?,

  • Si consideramos que tenemos gran capacidad para tener la posesión del balón y atacar de manera posicional, ¿tenemos en cuenta que seamos eficaces para pasar a defender ese tipo de situaciones?
  • O, defendemos muy replegados, con muchos jugadores para tratar de impedir que el rival nos genera muchas ocasiones y tratar de marcar algún gol en alguna ocasión que se nos presente, pero ¿tenemos jugadores arriba que nos den salida al contraataque desde tan atrás y que sean capaces de generar ocasiones por si mismos…?

Podemos plantearlo como queramos, pero lo que si debemos tener claro es que debe haber sintonía entre lo uno y lo otro, entre como sea eficaz defendiendo pero a su vez mantenga un equilibrio que permita aprovechar los puntos fuertes de nuestro ataque y viceversa.

¿Qué pasa cuando tengo jugadores rapidísimos arriba, pero un poco mas limitados técnicamente y resulta que no conseguimos crear situaciones de ataque con espacios para que puedan explotarlo?

Nos ponemos a mejorar el ataque posicional para ser mas competitivos o tratamos de empezar por mejorar la defensa para poder recuperar más balones en las condiciones necesarias para generar situaciones de contraataque.

A mi equipo da gusto verlo jugar…!!!, tenemos un 75-80% de posesión todos los partidos, pero perdemos 3-0 por mala suerte. Pero ¿cuantas ocasiones de gol ha tenido cada equipo?, ahh… bueno…, ellos 7 y nosotros 3; o, pues hemos tenido nosotros 5 y ellos 4, pero ¿Cómo han sido las ocasiones?, pues… a ver que recuerde… ellos ha sido mano a mano con el portero con mucho espacio y nosotros tiros lejanos o remates con dos rivales mordiendo en la oreja.

A este tipo de asuntos hacemos referencia en Fútbol: Dinámica del juego desde la perspectiva de las transiciones.

Alberto González
@algonfer17

Ejercicio de Fútbol: concepto de tercer hombre

Con el siguiente ejercicio de fútbol se puede entrenar el concepto de “tercer hombre”, así como las transiciones en el caso de pérdidas. El concepto de “tercer hombre” es el recurso utilizado con el objetivo de crear superioridades numéricas para conseguir progresar hacia campo contrario. Consiste en el movimiento de apoyo que realiza un jugador de otra línea sobre la poseedora del balón con el fin de avanzar.

Recuerda que puedes adaptar el ejercicio de fútbol a tu equipo incluyendo las reglas de provocación que sean de utilidad para tu modelo, o aumentar/disminuir el nivel de dificultad reduciendo/aumentando el número de jugadores y el espacio.

DESCRIPCIÓN DEL EJERCICIO DE FÚTBOL

Se juega un 6×6 en un espacio de 30×40 metros dividido en dos. En la mitad de campo que se inicia el juego, se juega siempre un 3×3 (igualdad numérica). El equipo que inicia debe tratar salir para contactar con los dos jugadores restantes y crear una situación de superioridad, ya que de los tres jugadores defensores en zonas avanzadas solo puede bajar a la zona propia un jugador generando una situación de 4×3 o 5×3, dependiendo de como se gestione el equipo que inició. Tras cada serie se intercambian los roles. Gana el equipo que más goles anote al final del ejercicio.

Ejercicio de Fútbol: minipartido, tercer hombre y transiciones

Ejercicio de fútbol: 6×4 ataque posicional y contraataque

En el juego se pasa continuamente de una fase del juego a otra. Es vital estar preparado en todos los aspectos para responder con eficacia a todas las demandas que sean necesarias. Con esta tarea se consigue trabajar de forma continuada dos fases del juego que se dan en un partido, buscando el aprovechamiento del tiempo y la mejora sustancial del equipo.

6x4 ataque posicional y contraataque

Ejercicio de fútbol: 4×4+2P trabajo de posesión y transiciones

Si un equipo está acostumbrado a mantener la posesión del balón y tiene una pérdida debe estar preparado al cambio rápido de mentalidad para poder volver a recuperar la posesión o defender esa finalización. Con este ejercicio de fútbol es posible trabajar estos aspectos de la transición.

4x4+2P trabajo de posesión y transiciones

Ejercicio de fútbol: 4×6 con transiciones sucesivas

Ejercicio de fútbol orientado al entrenamiento de las transiciones. En esta tarea, el continuo movimiento de los jugadores de área a área pasando por los distintos roles posibles en una transición, otorga a la tarea de un dinamismo enorme. Además, permite introducir al entrenador todas aquellas connotaciones tácticas que desee para sus momentos preparatorios y de desarrollo ya sea de la transición ofensiva o defensiva.



LLDM.1415.005-1

Las transiciones en el fútbol

Introducción

Partiendo de la base de que mis mejores ideas están construidas sobre las ideas de los demás, voy a dar mi visión sobre como estructurar el juego en fútbol, para poder analizar y entender lo que sucede en él.

En primer lugar quiero recordar la gran influencia que tienen las transiciones en la consecución de los goles.

Respecto al concepto de “transición”, nosotros lo entendemos como el momento de cambio de posesión del balón, a veces un poco más duradero (por ejemplo, cuando hay un tiro a puerta, el equipo deja de estar en posesión del balón cuando golpea, el portero rechaza y sigue siendo transición hasta que alguno de los equipos se apodere del balón) y otras veces instantáneo (por ejemplo una situación de uno contra uno en la que el defensor roba el balón, pasando por tanto a ser atacante). Pero esto lo consideramos poco práctico, por lo que para su estudio y entrenamiento vamos a considerar la transición como una fase del juego mucho más amplia, que se inserta indispensablemente en la fase anterior (con los movimientos preparatorios) y en la fase posterior (con el despliegue en caso de pasar al ataque y con el balance defensivo caso de pasar a la defensa). González, A. el al. (2007).

Una vez visto el concepto de transición, considero importante entender que el ciclo del juego del equipo viene marcado por la posesión o no del balón. Pero a nivel de jugador se hace más interesante establecer un ciclo del juego condicionado por la intención prioritaria de cada jugador respecto al juego.

Vamos a ver como se pueden comportar los jugadores y equipos en las diferentes fases del juego, tomando como referencia las fases de transición. Analizando la pérdida y la recuperación del balón, que la causa, como se preparan los equipos para afrontarla y como actúan en los momentos posteriores a la misma.

A continuación pasamos a estructurar el juego en diferentes fases y momentos que nos permitan profundizar en su estudio y, más tarde, mostrarlo a los demás. Siempre tratando de no perder la visión global de su funcionamiento.

Estructurar el juego implica distribuirlo en partes que puedan ser claramente identificadas por los jugadores y que permitan ordenar las ideas de juego del equipo para actuar de manera coordinada, enlazamos de manera armónica los momentos de cada fase, procurando al mismo tiempo estar preparados para afrontar eficazmente un posible cambio de fase.

TRANSICIONES ATAQUE-DEFENSA

Es la fase del juego en la que el equipo actúa sobre la PÉRDIDA del balón, se prepara ante ella, responde inmediatamente cuando se produce y empieza a aplicar los medios necesarios para tratar de volver a recuperar el balón o evitar recibir gol.

Para su estudio y aplicación práctica vamos a distinguir tres momentos del juego dentro de esta fase:

  1. Acciones previas a la pérdida del balón
  2. Actuación en el momento de la pérdida
  3. Balance defensivo

Como acciones previas considero, por un lado, el modelo de juego que desarrolle nuestro equipo para cada momento de la fase de ataque (en que momento del juego podemos perder el balón y como estaría posicionado nuestro equipo), y por otro, los medios táctico-técnicos de que disponemos para preparar la transición defensiva cuando el equipo está aún en fase de ataque (basculación ofensiva, vigilancias y relevos).

La actuación en el momento de la pérdida implica un cambio inmediato de actitud por parte de los jugadores (equipo) cuando se prevé la pérdida de balón.

El balance defensivo es el momento posterior a la pérdida, en el que se busca la ocupación óptima de los espacios defensivos, para desarrollar el modelo defensivo que tengamos establecidos: defensa presionante, de contención o la combinación de ambos. Para realizar el balance defensivo disponemos de los siguientes medios táctico-técnicos: acoso, temporización, disuasión, repliegue, desdoblamiento, presión, provocación de fuera de juego, interceptación y falta táctica.

TRANSICIÓN DEFENSA – ATAQUE

Es la fase del juego en la que el equipo actúa sobre la RECUPERACIÓN del balón, se prepara ante ella, responde inmediatamente cuando se produce y empieza a aplicar los medios necesarios para tratar de marcar gol o pasar a atacar posicionalmente.

Para su estudio y aplicación práctica vamos a distinguir tres momentos del juego dentro de esta fase:

  1. Movimientos previos a la recuperación del balón
  2. Actuación en el momento de la recuperación
  3. Despliegue

En los movimientos previos a la recuperación del balón entra: el modelo de juego de nuestro equipo para cada momento de la fase defensiva y los diferentes posibilidades de movimientos que pueden realizar los jugadores, que no intervienen activamente en la fase defensiva, para preparar la transición ofensiva.

La actuación en el momento de la recuperación también implica un cambio inmediato de actitud, bien para contraatacar rápido aprovechando el desequilibrio rival o para descongestionar, sacando el balón de una zona con gran densidad de jugadores hacia un compañero que dispone de mayor espacio para jugarlo.

La primera intención de un equipo en el despliegue debe ser hacia el contraataque, aprovechando el desequilibrio del rival para progresar con la máxima velocidad hacia la portería contraria, siempre y cuando disponga de los medios adecuados para tener un mínimo de garantías de éxito, y además sea lo que le convenga según el resultado y otros condicionantes del juego.

Evolución del despliegue por oleadas:

Respecto al análisis, entrenamiento y aspectos colaterales de las fases de transición.

Esta forma de organizar el juego nos permite hacer un análisis desde la perspectiva de las transiciones, valorando lo que sucede en cada momento del juego en relación con lo que ocurre antes y después.

A nivel de entrenamiento, también podremos diseñar tareas focalizando la atención en cierto momento del juego. Sin perder la visión global, que sucede antes y después… Con la intención de aumentar el número de repeticiones sobre aquel aspecto del juego en el que, según interpretamos en su análisis global, se está produciendo una falta de eficacia (falta de éxito) para conseguir el objetivo secuencial que estemos persiguiendo.

Ejemplo de tarea de entrenamiento estructurado:

Por último, planteo una serie de aspectos colaterales al juego en las fases de transición. Como son:

  • Factores que pueden influir en las transiciones.
  • Del análisis del juego al diseño del modelo.
  • 4 valores para ser eficientes en el juego, del cual destaco la anticipación.
  • “La anticipación no es un medio, ni una intención… es una actitud, es una forma de vivir… Ha de estar siempre presente. En el juego, como en la vida, no hay que esperar a que sucedan las cosas sino crear las circunstancias para que ocurran las que yo quiero”.
  • Velocidad y transiciones.
  • Influencia de las disputas y rechaces en el juego en las fases de transición

Autor: Alberto González