Así juega Suiza – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de Suiza

Suiza, al igual que en las grandes batallas bélicas de la historia, adopta un sistema neutral. Utilizan un 1-4-2-3-1 y no muestran amplitud en el ataque No acostumbran a ganar la línea de fondo ni las espaldas de las defensas a pesar de que si tratan de hacerlo. A excepción de la larga distancia entre portero-defensas en el resto de líneas las distancias son cortas. Son muy poco dinámicos debido a su baja velocidad en el juego. Solamente es en zona 3; donde hay mayor movilidad por detrás del punta con Mehmedi, Shaqiri, Dzemaili y Zuber. Mehmedi y Shaqiri, relizan movimientos desde la banda hacia la media punta, siendo Dzemaili el que les intercambia las posiciones.

Inician por dentro, participando todos sus defensores con cercanía entre ellos para recibir en corto sin arriesgar el pase. Acuden a recibir los mediocentros Xhaka, Freuler o incluso Shaqiri por carril central. El portero Sommer da apoyo y distribuye el pase entre los defensores cuando es necesario. Si deciden iniciar en largo, lo hacen desde zona 1 por la derecha con el defensa central Schär buscando como referencia a los atacantes por derecha Mehmedi y Zuber o al delantero centro Seferovic. Realizan un juego combinativo durante el gran transcurso del partido, manteniendo el pase sin riesgo hasta las cercanías del área rival. Xhaka es su canalizador de juego principal y el que realiza junto a Schär los cambios de orientación. El uno contra uno aparece cuando Shaqiri decide realizar acción individual. Rodríguez, por banda izquierda, es el lateral con mayor vocación ofensiva, que logra crear superioridad numérica y tiene capacidad de centro, asociación y tiro. En la derecha el capitán Lichtsteiner trata de hacerlo a base de recursos de veteranía. Atrás cierran con tres jugadores. El tiro de media distancia llega desde las botas de Shaqiri y Xhaka y desde más lejanía con el defensa central Schär.

En defensa el equipo muta a un 1-4-4-2. No juntan las líneas y dejan espacios a pesar de realizar un repliegue en conjunto. Las distancias son medias entre las líneas a excepción de los centrocampistas con el punta. No son dinámicos defensivamente, mantienen su posición. El cuadro de Petkovic espera atrás con la primera línea de presión en mediocampo permitiendo al rival jugar en corto. Seferovic y Dzemaili componen la primera línea de presión. Las líneas suelen quedar separadas. Dejan espacios entre sus distintas líneas. A los costados de los mediocentros tienen un grave problema, ya que estos tienen pocas ayudas desde las bandas por parte de Shaqiri y Mehmedi. También el delantero centro Seferovic es otro jugador con poca intensidad en el trabajo defensivo. Las basculaciones son incompletas y es la línea defensiva la más recuperadora. El carril central goza de mayor recuperación. No existe una presión coordinada en ninguna zona del campo. No tapan bien los centros, les falta robo y cierre de espacios en bandas. Reducen los tiros por el carril central con los mediocentros y los defensas centrales atentos para ir al corte y gozando de mayor orden posicional.

Transición Defensiva

Pierden la posesión en pases interceptados, en muchos casos por propia imprecisión en el pase a partir de mediocampo en adelante. Dejan espacios en los carriles laterales y entre líneas, ya que sus hombres mas ofensivos no son rápidos en el cambio de chip ataque-defensa y no hay eficacia de robo inmediato. Reaccionan con repliegue intensivo, pero no lo hace todo el bloque, jugadores como Seferovic o Shaqiri no participan correctamente en el trabajo defensivo. Los defensas y mediocentros realizan repliegue intensivo, a los cuales no les ayuda el comportamiento pasivo y lento de los jugadores más ofensivos, que dejan espacios en bandas y no tapan líneas de pase en campo contrario. Los carriles exteriores son los más débiles. Las basculaciones son incompletas y el central Schär es el que temporiza la transición. No realizan la falta táctica en el momento adecuado para frenar las transiciones ni consolidan la posesión tras recuperación.

Transición Ofensiva

Suiza es una selección pobre en la recuperación de balón. No elaboran juego en condiciones cuando recuperan la posesión y no logran atacar con velocidad los espacios. Existe falta de sincronización ya que cometen pérdidas de pase y no finalizan las jugadas correctamente. No dominan ni la amplitud ni la profundidad en el contraataque.

Recuperando en zona 1 (campo propio) realizan ataque organizado, sin pase efectivo de descongestión y malos despejes. Xhaka es el jugador que puede iniciar el juego con más fluidez jugando de cara y conduciendo en propio campo por carril central. La velocidad de inicio del juego en zona 1 tras recuperar es baja y no realizan oleadas, siendo lentos en la temporización. En zona 2 (centro del campo) si pretenden originar contraataques pero no tienen pase de seguridad efectivo. Encuentran como solución las conducciones de Shaqiri, Xhaka y Dzemaili por carril central llegando en grupo pero con lentitud y sin temporización. Dzemaili juega de cara tanto en zonas 2 y 3 con capacidad de último pase efectivo desde la media punta. La zona 3 (campo rival) es donde más desértica queda la recuperación, Dzemaili es el jugador que actúa en esta zona con mejores conducciones por carril central y es acompañado, pero la velocidad al igual que en otras líneas es baja y lenta de temporización

Aspectos importantes del balón parado

Rodríguez, zurdo de naturaleza, es su lanzador más destacado en córners, faltas y penales. Shaqiri es otra alternativa de las alternativas. Ofensivamente no crean peligro en juego aéreo, no encuentran el remate con claridad pero tienen jugadores potentes y contundentes que les pueden hacer crecer en este aspecto. Acuden a los remates Seferovic, Schär, Akanji, Djourou y Zakaria. No dominan la segunda jugada, pero el rival debe de vigilar a Xhaka y Shaqiri en la frontal del área.

En defensa si poseen dominio del juego aéreo, defienden con numerosidad dentro del área y los jugadores de la línea defensiva gozan de altura y salto. El portero Sommer es valiente en la salida aérea, pero atención que en ocasiones arriesga en exceso. La intensidad en las marcas es media y no dominan las segundas jugadas.

El entrenador: Vladimir Petković

A vuelto a cumplir como en la Euro de 2016. El técnico bosnio de origen suizo ha conseguido que Suiza sea un equipo incomodo capaz de dar la sorpresa en cualquier partido. Su mayor logro llegó con la Copa de Italia que ganó ante la Roma dirigiendo a la Lazio. Destaca como bella anécdota sus años trabajando en ‘Caritas’ con los más desfavorecidos.

Plantilla de Suiza

Fortalezas y debilidades de Suiza

FORTALEZAS

Rodríguez genera superioridad con sus subidas
Los tiros de media distancia traen peligro
El balón parado

DEBILIDADES

Sommer arriesga en exceso en algunas ocasiones
No dominan los contraataques
Un repliegue partido y poco trabajado
Poca contundencia defensiva

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *