Así juega Marruecos – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de Marruecos

Marruecos parte de un sistema 1-4-2-3-1 que se convierte ofensivamente en 1-3-4-1-2. Juegan juntos, con distancias cortas entre líneas a excepción de una distancia media entre portero y los defensores. Marruecos es un equipo que juega prácticamente de memoria, con un once definido que les da dinámica y fluidez de movimientos con y sin balón. Sus jugadores están capacitados para realizar incorporaciones desde atrás tanto por carriles exteriores o central. Los laterales se proyectan hasta línea de fondo. Belhanda tiene libertad por dentro, donde compenetra con Boussoufa para liberarlo y que sean ambos los que gocen de llegada de segunda línea. Amrabat y Hakim Ziyech se turnan las bandas durante el paso de los minutos provocando muchas veces el desconcierto entre los rivales.

La salida de balón se realiza por el centro con los centrales abiertos y los laterales en mediocampo. Los centrales y mediocentros son los que elaboran el inicio de todas las jugadas. En el apoyo a los centrales siempre aparecen Boussoufa, El Ahmadi y Belhanda, que son los tres jugadores que canalizan por dentro. Entre ellos y los centrales no arriesgan para nada en la salida. tras superar el mediocampo buscan la profundidad con juego directo. Es en la activación del juego directo donde arriesgan el balón con los envíos al punta y extremos. Boussoufa y Belhanda son los que arriesgan el pase con mayor éxito.

Los cambios de orientación se realizan en propio campo para seleccionar el carril por el que finalizarán una vez activen el pase filtrado entre líneas. En las bandas Amrabat, con protección de balón y aguerrido cuerpo a cuerpo, y Ziyech, habilidoso y con calidad técnica, dan al equipo progresión forma individual. Ambos siempre son ayudados por los laterales Achraf y Dirar que doblan, asocian, profundizan y centran. Atrás suelen cerrar con tres jugadores. Las llegadas al área contraria las acometen con balón controlado sin perder profundidad y velocidad tratando de rematar en el área pequeña. Priorizan la profundidad de sus jugadas dejando los remates de media o larga distancia quedan como opción muy alternativa. Por ambos carriles desde la línea de fondo llegan centros al área de los laterales o extremos. Priorizando el pase atrás raso para la segunda línea.

Hervé Renard suele utilizar los sistemas defensivos de 1-4-4-2 y 1-4-2-3-1 con un equipo solidario y sacrificado en labores defensivas con capacidad de repliegue. En campo propio dejan pocos espacios y en la transición son rápidos y combativos con una gran mentalidad defensiva de todos sus jugadores. Amrabat y Boutaib son la primera línea de presión. La segunda línea realiza presión avanzada con Ziyech, Bousouffa y El Ahmadi. Jugadores que combinan robo y definición. La línea defensiva se sitúa en mediocampo y con las líneas muy juntas lo que dificulta que le ataquen las espaldas haciendo que el partido se juegue en pocos metros. Marruecos deja pocos espacios cuando defienden de manera organizada. Los mediocentros quedan bien protegidos por los costados con los extremos y laterales que presionan hacia fuera protegiendo carril central. Los pocos espacios que deja al rival en su creación conllevan a un buen cierre de tiros y centros con los defensores juntos, coordinados, contundentes y rápidos. Benatia destaca en el fondo de la última línea defensiva con intersecciones, marcaje férreo y buen cruce. La intensidad en el marcaje no deja generar centros con claridad a los rivales, ni mostrar debilidades concretas en el área. Cuesta que encajen gol por su buen orden y marcaje

Transición Defensiva

Marruecos es una selección con asidua llegada a zona de finalización. Se trata de un equipo ofensivo que no teme perder balones a la hora de atacar. Sus pérdidas se producen normalmente en los envíos al área. Sus laterales suben asiduamente siendo los encargados de poner centros, eso hace que dejen espacios en los carriles. El espacio dejado, lo solventan con la activación defensiva a gran velocidad de todo el equipo y con una presión avanzada para la disputa en el momento inmediato de la pérdida. Esta reacción es positiva, se produce un regreso rápido y coberturas solventes de los defensas centrales haciendo que el equipo quede compensado.

Justo después de la perdida del balón realizan repliegue intensivo. Consiguen cerrar espacios y tapar líneas de pase gracias a una buena mezcla de presión en el marcaje y un buen posicionamiento defensivo. Los carriles laterales quedan como debilidad por el regreso de sus ofensivos laterales. Completan las basculaciones, son amplios a la hora de ocupar el terreno de juego ya que sus extremos trabajan en defensa. Los mediocentros, El Ahmadi y Bousoffa, regresan bien coordinados para temporizar la transición. Hacen buen uso de la falta táctica, la cometen pero sin una agresividad que les acarree tarjeta. Tras recuperación se pueden reorganizar en ataque y mantener la posesión o atacar los espacios con contraataque por lo que son un equipo atractivo de ver.

Transición Ofensiva

Marruecos aprovecha los espacios libres tras recuperar el balón utilizando una alta velocidad en las bandas y una buena sincronización entre sus jugadores contraatacantes. Lo hacen tocando de primeras para generar más espacios aún. La rapidez les da profundidad a la vez que amplitud y todo ellos se fortalece con los desdoblamientos por las bandas.

Si recuperan la bola en campo propio, contraatacan, no hay dudas. El portero envía rápido a las bandas tras blocaje para iniciar. Son la referencias para los envíos Belhanda, que produce efectivos pases de seguridad y Boussoufa, jugando siempre de cara. Normalmente se inclinan hacia el carril izquierdo, con las conducciones de Achraf, Amrabat o Ziyech. En estas transiciones, tras recuperar en zona 1, se desarrolla la transición a alta velocidad, no produciéndose ninguna combinación hasta la zona de finalización donde suelen temporizar con Boutaieb.

En recuperación por zona 2 (centro del campo) seleccionan el contraataque o el ataque organizado. Suelen hacer que el juego por las bandas de aire al equipo. Ziyech y Amrabat asumen las conducciones por los costados en la contra. Buscan oleadas desde mediocampo, produciendo mucha llegada con alta velocidad de los delanteros y centrocampistas. Belhanda y Boussoufa temporizan y pueden reorganizar si no es claro el contraataque. Ambos, junto Amrabat, se ofrecen de cara para dar juego a sus compañeros.

La recuperación en campo rival es siempre aprovechada para lanzar un contraataque. El recuperador de la segunda línea ofensiva siempre tiene opciones de empezar la jugada tanto por la izquierda como por la derecha con los dos puntas y Ziyech se erige como conductor principal por su calidad técnica. Temporizan rápido, con amplitud buscando el centro. Boutaieb temporiza y juega de cara en el área, es una de sus jugadas favoritas.

Aspectos importantes del balón parado

Marruecos es una selección con balón parado controlado dentro de sus limitaciones. El equipo africano tiene en Ziyech y Belhanda sus lanzadores más destacados. Al remate, los centrales Benatia y Saiss junto al delantero Boutaib son siempre una amenaza del rival. Estos tres jugadores destacan en el juego aéreo y siempre acuden al remate en el área. Marruecos suele colocar a pocos rematadores en sus lanzamientos a balón parado, normalmente cuatro o cinco como máximo. Eso sí, sacan mucho partido a este tipo de acciones. Los córners suelen ser lanzados al primer palo o sacados en corto. En cuanto a la parcela defensiva, las faltas laterales, escoradas y córners las defienden habitualmente con ocho jugadores en el área y una gran intensidad en la marca al hombre. El equipo marroquí coloca un jugador en un poste protegiendo al portero. Su numerosidad en el área, junto a la reacción rápida y combativa para disputar balones divididos les evita sufrir en aéreo y segundas jugadas. Es un equipo correoso en este aspecto del juego.

El entrenador: Hervé Renard

Hervé Renard es el único seleccionador que ha conseguido ganar la Copa África con dos selecciones distintas. Zambia y Costa de Marfil. Su modesta carrera como jugador no le ha abierto las puertas de los banquillos con facilidad. El trabajo es su mejor carta de presentación y es que su década de trabajo en el continente africano le ha valido para conseguir el apodo del ‘invencible’.

Plantilla de Marruecos

Fortalezas y debilidades de Marruecos

FORTALEZAS

Compromiso defensivo de todo el equipo
Aprovechan sus oportunidades de gol
Viajan con ilusión y sin presión a la cita
Algunos de sus jugadores pueden estallar

DEBILIDADES

Un equipo muy lento en la transición
Muy débiles en el balón parado
El juego directo no le es efectivo
Bajo nivel en la portería

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *