Así juega Irán – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de Irán

Descubrir el sistema 1-4-1-4-1 de Irán es fácil. Solo hay que echar un vistazo al partido para ver que les caracteriza su doble línea de cuatro, una por detrás del punta y la otra de cuatro defensas con un mediocentro defensivo por delante. Las líneas de cuatro le otorgan amplitud, la atacante la explota con desmarques en profundidad desde mediocampo en adelante. Su estructura es poco dinámica sin cambios de posición constantes entre jugadores, salvo que Jahan Bakhsh y Taremi pueden alternar posición de extremo y volante. Son poco móviles porque su juego casi siempre es directo. Es realmente la línea de cuatro atacantes por detrás del punta la que puede desordenar al contrario gracias a las incorporaciones en profundidad.

Suelen iniciar el juego por dentro buscando el desplazamiento largo del central, aunque en bastantes ocasiones ejecutan un pase al compañero menos presionado por el rival. Si optan por salir en corto, Shojaei y Ebrahimi se ofrecen a recibir de los defensores. Arriesgan en la salida de balón. En corto por la dificultad que se les presenta para salir con éxito si son presionados. En largo, el balón enviado desde zona 1 por los centrales o el portero toma como referencias a Jahan Bakhsh y Azmoun teniendo que entrar en disputa para capturarlo. El portero Beiranvand tiene relevancia, es lanzador en largo y apoya a los defensores para dar salida.

Hasta la zona 3 no podremos ver algo de combinación en este equipo. En esta zona arriesgan los pases, con balones aéreos, largos, verticales y prolongaciones. Shojaei y Jahan Bakhsh canalizan el juego. Suelen atacar por el carril por el cual inician la jugada, siendo más constante por el derecho. Taremi puede optar por el regate, pero no usan los duelos. Progresan con paredes y envíos directos a desmarques en profundidad. Los laterales se incorporan para dar apoyos en la construcción en zona 3. El cierre defensivo lo realizan con cuatro jugadores, tres defensas y un medio centro, ya que un lateral se incorpora al ataque. Al área rival intentan llegar con el balón controlado siendo Azmoun el definidor del equipo. Desde la frontal del área realizan tiros Jahan Bakhsh y Ezatolahi. Los centros los buscan tanto por la derecha como por la izquierda al segundo palo y con pase atrás desde línea de fondo. Desde larga distancia ejecutan centros para penetrar al punto de penal entre los centrales. En zona de remate tienen presencia Taremi, Jahan Bakhsh, Ansarifard y Azmoun. Las opciones de recoger rechaces son mayores si en las finalizaciones de Azmoun queda escoltado a las espaldas con la línea de cuatro en la frontal manteniendo amplitud.

En defensa el sistema no cambia nada. El equipo mantiene el 1-4-1-4-1 y repliega manteniendo el sistema. Mantienen cortas distancias entre líneas desde su portero hasta los centrocampistas, mientras que entre centrocampistas y el delantero centro son ligeramente mayores. Al igual que en ataque, son poco dinámicos en defensa, sin cambios de posiciones más allá de quien haga la cobertura ante un avance a línea siguiente por parte del medio centro Ezatolahi. Los laterales prudentemente son los que realizan incorporaciones constantes a líneas siguientes.

El delantero centro Azmoun es la primera línea de presión. La segunda línea de cuatro jugadores busca la presión avanzada. En espera, la línea defensiva se sitúa en la línea de su propia área y eso hace que el equipo quede algo partido. Deja espacios entre líneas a los costados del delantero centro y del medio centro. Hay participación defensiva de todo el equipo, solo el delantero centro es el que trabaja levemente en defensa.

La basculación es completa, con la línea de defensas de cuatro estática en zona 1 y con el mediocentro y los cinco atacantes basculando. La línea de delanteros y centrocampistas son las que más recuperan. Los jugadores que juegan por dentro tienen más orden posicional y hacen fuerte el carril central para recuperación.

La presión es orientada hacia fuera, protegiendo el carril central con el mediocentro, la salida de los laterales al robo y por la línea de cuatro atacantes por detrás del punta.

Les cuesta tapar los tiros y centros porque pierden en el duelo uno contra uno. La calidad técnica del rival siempre suele decantar la balanza en su contra. La línea defensiva mantiene buena coordinación, con los centrales manteniendo su posición y los laterales saliendo al corte. No han sufrido especialmente en el área durante la fase de clasificación, solo han encajado dos goles ante Siria en el último encuentro. Pero por las cualidades del portero y los defensores, el área pequeña y el punto de penal pueden resultarles zonas difíciles de defender. La incorporación de rivales desde segunda línea queda bien defendida con el medio centro incrustado entre los centrales junto a la línea ofensiva de cuatro. A la mínima amenaza despejan sin ton ni son en busca el delantero.

Transición Defensiva

El equipo iraní pierde la posesión por precipitarse demasiado en la toma de decisiones. Siempre dejan espacios entre líneas, especialmente entre la línea de cuatro defensas y la segunda línea de cuatro ofensiva. Acumulan de manera habitual cinco jugadores en zona de finalización los cuales no suelen bajar en la transición. Esto les hace lentos en el cambio ataque-defensa y en el momento de la pérdida. Es prioritario que el delantero centro permanezca muy adelantado para dar salida al equipo tras recuperación, por ello no suele participar defensivamente. Hacen repliegue medio, pasivo y lento de los atacantes por lo cual no cierran espacios en el carril central ni tapan líneas de pase. Las basculaciones son completas sin temporizaciones que frenen al contrario. Tras recuperación, pueden enlazar de nuevo en largo y contestar con un contraataque.

Transición Ofensiva

Irán es un bloque decidido a contraatacar desde cualquier zona de recuperación. Juegan directos, siendo muy verticales en la transición para aprovechar los espacios que dejan a sus espaldas los defensas contrarios. Sus jugadores están sincronizados para realizar desmarques de ruptura. La verticalidad les hace dominar la profundidad, no tanto la amplitud, por lo que son un equipo largo y estrecho sobre el césped. En el pase de seguridad son efectivos. En la zona 1 (campo propio) se produce con el saque del portero, que nunca suele arriesgar. En zona 2 (mediocampo) optan por el pase elevado por encima de la defensa para coger las espaldas. Ansarifard, puede ejecutarlo con éxito. En zona 3 (campo rival), se realiza el pase hacia las bandas, por donde entran en profundidad y consiguen en esta situación aumentar la amplitud. Como conductores de transición se debe de tener en cuenta a Azmoun y Jahan Bakhsh, jugadores que se complementan tras capturar un rechace desde zona 1; pudiendo conducir, asistir y rematar. Jahan Bakhsh, en zonas 2 y 3, también ejerce de conductor claro de contraataque.

Suelen usar con más frecuencia el carril central aunque la banda derecha también entra en escena. La velocidad de los contraataque es mas elevada desde zona 2, en zona 1 y 3 es media. En zona 3, aprovechan para temporizar a los costados del área ya que acumulan rápidamente cinco jugadores. Azmoun destaca en el juego de cara en zonas 1 y 3. En zona 2 Ebrahimi, Shojaei y Ezatolahi dan de cara posibilidades a sus compañeros.

Aspectos importantes del balón parado

En balón parado es un punto débil para Irán ya que son imprecisos en los centros. Destacan como lanzadores Jahan Bakhsh, Haji Safi, Shojaei y Ebrahimi. No dominan el juego aéreo, al no lograr conectar remates ni jugadas con peligro. Las segundas jugadas las combaten, pero no las ganan habitualmente por lo que encajan goles en situaciones similares. Son rematadores destacados Pouraliganji, Ezatolahi, Taremi, Montazeri y Hosseini. Acuden al área a rematar con cinco jugadores las faltas laterales y córners. Destaca la capacidad de saque largo de banda de Haji Safi, mientras que  Shojaei es lanzador de pena máxima.

En defensa, aunque acumulan muchos jugadores en el área para defender situaciones a balón parado no son autoritarios y el rival les remata. Su portero Beiranvand tiene debilidad por arriba. Sitúan dos jugadores en los postes, una línea de cuatro o cinco próxima al punto de penal y otros dos por delante de ella. Quedando uno o dos hombres en barrera o en vigilancias. No hay variaciones respecto a este aspecto.

El entrenador: Carlos Queiroz

A nivel mundial, Carlos Queiroz es recordado por ser el entrenador de aquel Madrid de los galácticos que brillaba con la llegada de Beckham en 2003. El mozambiqueño fracasó en una de las peores segundas vueltas que se recuerdan en la historia del club. Posiblemente este Queiroz sea otro muy distinto. Su éxito con Irán le hará cruzar de nuevo su camino con la península con la que guarda una relación estrecha por su doble nacionalidad portuguesa.

Plantilla de Irán

Fortalezas y debilidades de Irán

FORTALEZAS

Orden en defensa
Un equipo estructurado que no pierde el sitio
Juegan de manera directa sin tapujos
Un viejo lobo en el banquillo

DEBILIDADES

Débiles en el apartado físico
Pobre juego aéreo
Dependencia de Azmoun
Casi en el techo de sus posibilidades

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *