Así juega España – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de España

España utiliza un sistema 1-4-3-3 que puede cambiar a un 1-4-2-3-1 ó 1-4-1-2-3. España es muy dinámica con alta calidad para la asociación en primer toque en corto. Está dotada de magnífica amplitud y profundidad ofensiva, sus extremos y laterales se compenetran y entienden perfectamente el espacio que deben ocupar en cada momento del juego para ensanchar al máximo el dibujo táctico y favorecer a la distribución de balón. Los defensas centrales jugando abiertos en el inicio de la jugada y sus delanteros en punta de ataque con las basculaciones y movilidad también favorecen determinadamente a la amplitud del equipo.

Los cambios de posición constantes entre los delanteros dan profundidad y generan espacios entre líneas recibiendo pases filtrados de calidad de sus centrocampistas. Aunque el extremo o medio centro acuda a recibir del central, este puede entregarla al lateral avanzado conectando al primer toque con el delantero que entra de cara a zona de finalización en profundidad. Al igual pasa con los delanteros, que realizando movimientos a línea anterior intercambiando posición con los centrocampistas mantienen el magnífico pase en profundidad. Todos sus futbolistas están capacitados por calidad para afrontar un 1vs1 en cualquier zona del campo.

España depende mucho de su salida de balón iniciando con los centrales por dentro, no se arriesga el pase. Ofrecimientos del extremo (Asensio) bajando a ocupar la posición del lateral, mientras tanto se generan intercambios de posición entre el delantero y el otro extremo (Isco, Silva). El juego parece estar siendo desarrollado por la banda de inicio pero el lateral opuesto (Carvajal) rompe en profundidad y recibe en largo (Desplazamiento de Piqué) a espaldas del lateral contrario.

Son múltiples los ofrecimientos a los centrales. Busquets o Koke con buena protección de balón y juego de cara se ofrecen y reciben de Piqué y Ramos. Los delanteros se ofrecen en propio campo al tiempo que un extremo (Asensio) ocupa la posición en punta dejando espacio en banda a la internada del lateral. (J. Alba en izquierda). El lateral recibirá en zona de finalización un desplazamiento largo de Busquets que favorecerá a que los delanteros, medios y un lateral (Silva, Isco, Iniesta, Thiago, Koke, Carvajal, J. Alba) lleguen de cara a portería por el carril central en oleada. En los inicios, los centrales se intercambian pases, situándose los laterales en campo contrario. Iniesta acude a recibir mientras extremo y delantero (Silva, Asensio) intercambian posiciones. En ese momento por dentro Isco entra en líneas anteriores realizando desmarques de apoyo jugando de cara en mediocampo y zona 3, acción que también domina Silva.

Ante la presión rival, España controla también el inicio en largo con buen saque del portero (De Gea) buscando la línea ofensiva de tres futbolistas con Asensio, Silva o Morata de referencias. En el saque de puerta los centrales pueden ocupar los costados del área en la línea de fondo, con los laterales abiertos, un medio centro en la frontal, tres atacantes en mediocampo e Iniesta en zona 2. El portero tiene relevancia, da apoyo a los centrales y puede jugar con los medio centros, los laterales o delanteros. Si en el inicio hay presión del rival a los centrales, saben salir de ella porque manejan el inicio corto y el largo. Piqué envía al delantero centro y este juega de cara y al toque para la entrada de segunda línea en oleada de jugadores como Iniesta, Koke, Silva y uno de los laterales con capacidad de finalización. Otra alternativa manejada para salir de presión es el inicio y finalización por la misma banda con el envío del lateral a los delanteros dominando la amplitud y profundidad.

En la creación de juego, España posee inicio y finalización por la misma banda con envíos del lateral al extremo en profundidad, dotados de calidad en el pase y control-orientación. Ejerce cambios de orientación constantes con posesiones largas y asociación en corto, canalizando el juego Iniesta y Busquets en el centro del campo con ofrecimientos de Isco y Silva que habilitan espacio para que interne un centrocampista (Koke, Thiago). Los centrales se sitúan en medio campo y dan soluciones de pase con los laterales de referencia en zona 3. Ramos y Piqué realizan buen pase de seguridad, capaces de filtrar entre líneas y superar presión de las dos primeras líneas del contrario dejando en muy buena disposición ofensiva a los atacantes en zona 3 para conducir directos a portería. Iniesta y Busquets marcan diferencias en cualquier zona por sus desplazamientos, frialdad, buen movimiento corporal y técnica además de inteligencia táctica. Poseen buen giro y pases filtrados entre líneas desde medio campo hacia los centrales favoreciendo a los desmarques de los atacantes.

Isco es un jugador que goza de libertad y tiene 1vs1 para progresar. Es cotidiano verle acudir a recibir desde la línea de delanteros a zona 1 conectando con los centrales, tras conectar con los medios el pase recibido por la defensa se dirige a posición de delantero centro o desmarcándose en profundidad siendo referencia para un lanzamiento en largo de un central o lateral. Los laterales profundizan hasta línea de fondo otorgando superioridad numérica, juegan con combinación y no solo de manera vertical, también dan apoyo con juego hacia dentro y desmarques al interior del área con finalización. Están sincronizados, un lateral puede ser el que centre y el otro rematar ya que pueden mantener la misma altura en la jugada.Tres jugadores realizan el cierre defensivo.

Transición Defensiva

España busca finalizar con centros de los laterales por los costados del área, cercanos y tensos.. Las llegadas al área se realizan con balón controlado no existiendo nunca tiros ni centros sin determinación. Desde zona 3 Isco posee desmarque en profundidad hacia la espalda de los centrales. Hay tiros de media distancia con Ramos, Asensio, Illarramendi, Koke, Isco, Iniesta, Saúl, Silva. En zona 3 (campo rival) desarrolla juego con combinaciones y conducciones horizontales tratando de ejecutar pase en profundidad al área creando espacios basculando a la defensa rival. Morata es un delantero centro que ofrece basculaciones a los costados, puede recibir pases en profundidad de los laterales desde el mediocampo, tiene protección de balón para conducir hacia la portería desde fuera hacia dentro. Rodrigo también aporta profundidad y juego de cara en zona 3.

Ante problemas de espacios para finalizar, España asocia en corto en mediocampo con jugadores como Busquets, Isco o Iniesta esperando la ruptura en profundidad de un lateral. Con los pases en corto trata de atraer a los defensores para que dejen hueco a la espalda. La excelente calidad en el pase, control, regate y técnica en zona de finalización permite realizar posesiones escoradas a la banda juntando al lateral con Iniesta, Thiago, Isco y Silva para internar al área con balón controlado y mucho peligro añadiendo la presencia en el área del delantero centro para finalizar.

En defensa utilizan un 1-4-2-3-1 ó 1-4-4-2. La presión de España es grande. Impidiendo el saque en corto del portero. Se realiza con línea defensiva de cuatro en mediocampo, un medio centro en tres cuartos de campo (Busquets), una vigilancia en banda y dos líneas de dos jugadores muy avanzadas con dos puntas abiertos y dos jugadores por dentro tapando líneas de pase. También realizan presión con la primera línea formada por los atacantes Silva, Isco, Asensio, con Iniesta realizando cobertura por el carril central y los laterales avanzando a mantener la segunda línea marcada por Iniesta con presión avanzada. Los defensas centrales realizan presión avanzada en las coberturas a los laterales cuando estos salen a presión. Pueden optar por realizar esperas replegados en propio campo con 1-4-4-2 con distancias cortas entre líneas. La primera línea queda situada en mediocampo, la segunda en zona 2 y la línea defensiva en el área. Si el rival salta la presión de los laterales y mediocentros en el 1-4-4-2 España pasa apuros por el espacio dejado en carriles laterales y central con problemas para defender la llegada de contrarios desde segunda línea con los medios y centrales corriendo hacia atrás. Otra situación de espera es en 1-4-2-2-2 con la primera línea defensiva en mediocampo con Silva e Iniesta, una segunda por Isco y Asensio, la tercera por Busquets y Koke y la línea defensiva en un cuarto de campo.

La línea de centrocampistas es la que más recupera por presión, orden posicional y jugadores de inteligencia táctica y robo. En algunos momentos es Silva el único jugador que disminuye el trabajo defensivo. Basculaciones completas con salida a presión en bandas y hacia delante protegiendo el carril central. No se dejan espacios a los lados de los medio centros, se mantienen líneas juntas, salvo que si la presión o espera no es efectiva con la presión avanzada superada, corre el riesgo de que Busquets tenga espacios a sus costados con la línea defensiva de cuatro a su espalda y cinco atacantes por delante de él. Los espacios aparecen en los carriles laterales. Existen ayudas a los laterales por parte de los medio centros y extremos para tener superioridad defensiva 2vs1 en zona 1, defendiendo bien los centros laterales. Para evitar la llegada de rivales desde segunda línea hay protección con dos jugadores por delante del mediocentro por el carril central, que además evita los tiros. Piqué aporta temporización, aguantando fijado el marcaje manejando con seguridad su posición y la del contrario controlando el espacio de juego con su presión. Es poco habitual que se despejen balones, controlan y orientan el pase. España tiene debilidad en el punto de penal y en la frontal del área si hay una pérdida del central o es superado tras salida a intersección por eso nunca debe de perder sus líneas juntas. Pero el gran problema de los de Hierro es que se filtren jugadores a las espaldas de Busquets. En este caso el central sale en intersección y abre el espacio al punto de penal en inferioridad numérica. Situación que se debe de mejorar tras los saques de banda en zona 3 y de finalización del rival.

Transición Ofensiva

España lanza contraataques desde cualquier zona y carril a alta velocidad en oleadas y capacidad para reorganizar el ataque. En zona 1 (campo propio) los centrales enseguida activan el contraataque si juegan en largo por su buen desplazamiento, además pueden incorporarse al ataque con desmarque profundo realizándoles Busquets la cobertura. A ellos se les ofrece Morata por carril central con juego de cara y conducción en campo contrario con finalización. En recuperación en zonas 1 y 2 (zona central) encuentran las conducciones y protección de balón de Iniesta o Isco con pase de descongestión a bandas y llegadas en oleadas con perfección en control-pase. En zona 2 y 3 (campo rival) es Asensio quien destaca conduciendo por carril izquierdo y con juego de cara.

En zona 3 dominan la presión avanzada contraatacando manejando amplitud para el robo y la finalización. Isco, Silva e Iniesta juegan de cara, temporizan y descongestionan en zona 3. Son jugadores de robo con inmediata conducción, asistencia, regate y tiro. Pedro aporta conducción y 1vs1 con velocidad para progresar.

Aspectos importantes del balón parado

En el equipo español destacan diferentes lanzadores como Koke, Asensio, Silva, Ramos, Isco y Thiago. El camero y Piqué dominan el remate aéreo, sin dejar de tener en cuenta a Morata y Busquets.A pesar de crear peligro no tienen demasiada efectividad. La segunda jugada queda dominada por la buena presión avanzada que realiza o el repliegue intensivo activo y rápido donde todos trabajan. Siendo capaces de volver a colocar un centro o tiro peligroso. En tiro libre en la frontal goza de buenos lanzadores como Isco y Ramos con buen golpeo técnico. Internan a Piqué en la barrera, otros tres en el área y dos de buen tiro de media distancia como Koke, Iniesta o Isco quedan en vigilancia de la frontal. En los córners colocan a un hombre en el área pequeña, tres buscan punto de penal (Ramos, Pique, Busquets), uno el segundo palo, dos en la frontal (Isco, Iniesta) y otro acude en corto.
El saque de esquina también puede ser sacado en corto, quedando los centrales en el área esperando un desplazamiento más preciso hacia su perfil de remate. Se precisa regreso inmediato y rápido de los centrales si la segunda jugada no queda dominada, por ello el saque en corto les protege. En las faltas lejanas escoradas hay estrategia, cinco jugadores acuden al remate en el área y uno al rechace, pero Koke puede sorprender tocando en corto para Iniesta en carril central. En las falta laterales sitúan línea amplia de 3 a la altura del balón, con un total de cinco rematadores al área, dos de ellos al primer palo, dos al punto de penal y uno en el segundo palo. Realizan el cierre defensivo los laterales. Ramos se encarga de lanzar los penales, puede lanzar a cualquier lado y domina la carrera hacia el balón engañando al portero. Silva es otro de los lanzadores habituales de pena máxima.

En defensa la intensidad es alta en el marcaje, mixtos en zona y al hombre. El juego aéreo es dominado principalmente por los centrales Gerard Piqué y Sergio Ramos ayudados por Busquets. La segunda jugada es dominada por presión y rapidez en la captura de rechaces. Varía la defensa según el tipo de falta. En falta lateral con un hombre de barrera acumula dos jugadores en área pequeña, uno en el segundo palo y cinco en punto de penal más uno en vigilancia. En los córners se sitúa una vigilancia en corto, tres ocupan la frontal del área pequeña, otros tres marcan al hombre y dos vigilan rechace y la frontal. También puede situar siete jugadores en línea en la frontal del área pequeña, dos en vigilancia de la frontal del área y uno en vigilancia al saque.
En falta escorada un jugador forma la barrera, tres en la media luna y seis en línea de la frontal del área.

El entrenador: Fernando Hierro

Tras un cambio inesperado, Fernando Hierro suple a Lopetegui como seleccionador a 48 horas para el inicio de la primera cita mundialista. Con experiencia como primer entrenador únicamente en el Oviedo, el malagueño afronta este nuevo reto con el manejo del grupo y su conocimiento de los jugadores como puntos fuertes.

La plantilla de España

Fortalezas y debilidades de España

FORTALEZAS

Su juego en corto es casi desesperante para el rival
Un estilo basado en la calidad
Mil alternativas en ataque
La calidad de los jugadores

DEBILIDADES

Falta efectividad a balón parado
La incertidumbre generada por los cambios de última hora
Su juego a balón parado es pobre en defensa

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *