Así Juega Egipto – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de Egipto

Egipto basa su sistema de juego en la amplitud, Usan desmarques en profundidad y es sello genuino de su técnico argentino Héctor Cúper en sistema 1-4-2-3-1.

Poca dinámica, con distintas distancias entre líneas, cortas entre defensas y centrocampistas, cortas también entre media punta y delanteros. Media distancia entre arquero y defensa y la más larga entre centrocampistas y media punta. Importante para la selección el juego que genera el delantero Abdalla Said. En posición de punta se ofrece a líneas anteriores tanto en zona 3 como mediocampo, creando espacios que aprovecha Salah desde el carril derecho hacia adentro, el futbolista del Liverpool es un absoluto eje de juego. Su manera más insistente de juego es de combinativo a directo, con riesgo en el pase en la fase de cambio de un juego a otro. La conversión mejor administrada pasa por las botas de Tarik Hamed y Said. En la posesión larga buscan el cambio de orientación, con incorporación de los laterales y tres jugadores cerrando atrás. Habitualmente no encaran el duelo, pero pueden progresar con Trezeget y Sobhi en la izquierda o con Salah por derecha. Intentan llegar al área con balón controlado, no dejan de insistir a pesar de no tener mucho éxito en su desarrollo. El acierto y sorpresa para las defensas contrarias se produce con el envío directo en profundidad entre los defensas con la conexión Said-Salah. A excepción de que Salah tome la decisión, no se producen tiros desde fuera del área.

En cuanto a la manera de defender, se decantan por esperar al rival en 1-4-4-2, con la primera línea que puede iniciar una presión en el medio campo compuesta por el delantero centro y uno de los extremos avanzado. La segunda línea temporiza y la línea defensiva se fija en ¼ de campo. Las líneas quedan separadas porque los delanteros no se retrasan a líneas anteriores para juntarlas. Los rivales consiguen finalizar jugadas. Los espacios entre líneas y la ausencia de fuerte intensidad en la marca desembocan en permisividad de tiros y centros de los rivales. Los jugadores de la línea defensiva tratan de mantenerse ordenados y compenetrados asumiendo los riesgos de su estructura de juego. Reciben centros laterales, lo que es peligroso para sus centrales que pueden verse muy exigidos en el punto de penal. El segundo palo es zona de debilidad cuando el lateral que lo va a tapar puede llegar tarde a la marca y al salto si se había sumado recientemente al ataque. La línea defensiva cuando se retrasa hacia línea de fondo, recibe ayudas de los medio centros pero provoca espacios a la incorporación de segunda línea de los contrarios. Defensas y medio centros al defender tan juntos quedan muy separados de los atacantes, lo que les penaliza para anular segundas jugadas y orientar despejes y ser contundentes.

Transición Defensiva

La mayoría de las pérdidas se producen por pases interceptados cuando el equipo está dejando espacios en los carriles exteriores por el avance de los laterales y también entre líneas por las largas distancias en la elaboración. No son rápidos en el cambio ataque-defensa replegando a punto de partida, carecen profundidad defensiva al no regresar sus extremos y delanteros a excepción de Said. Les penaliza la pasividad y lentitud en el repliegue de sus jugadores más ofensivos. Realiza un repliegue medio en el que quedan espacios y líneas de pase habilitadas para el rival por las pocas ayudas que reciben los defensas. Las basculaciones quedan incompletas y el carril derecho es el más débil ya que Salah realiza internadas hacia dentro y ElNeny queda muy exigido para las coberturas. Para temporizar la transición quedan a expensas de los defensas centrales y de Tarik Hamed por el carril central. Las faltas tácticas se producen con abultada contundencia acarreando tarjeta amarilla. Para consolidar la posesión tras recuperación tratan de jugar a las bandas para reorganizarse si no ven opción de contraataque.

Transición Ofensiva

Generalmente sus transiciones exitosas dependen del acierto individual. En varias ocasiones podrían acumular más jugadores para aprovechar más los espacios. Sus contraataques utilizan las bandas y son profundos, ya que finalizan en el área.

En cualquier zona de recuperación activan el contraataque. El pase de seguridad es más acertado en zona 2 (centro del campo) a la espalda de la defensa, enviado por los laterales, el medio Hamed o el punta Said tras su ayuda a línea anterior. En zona 1 (campo propio) les cuesta realizar un pase de seguridad que permita la salida de contra, si lo encuentran será para que conduzcan Salah, Sobhi o Trezeget. Estos mismos jugadores en zona 3 (campo rival) son los conductores tras recuperación. Salah requiere vigilancia en cualquier línea que se sitúe por el carril derecho, puede manejar conducciones desde cualquier zona del campo. El carril izquierdo es más usado para las recuperaciones en zonas 1 y 3. Recuperar en zona 1 tiene como déficit en la zona de finalización que acaban llegando en minoría para combinar y a veces conceden disparos. Las recuperaciones en zonas 2 y 3 gozan de mejor temporización con Salah y Said, que se compenetran de buena manera para ser Said el asistente y Salah el que finaliza.

Aspectos importantes del balón parado

Egipto mima sus jugadas ensayadas. Ofrecen variedad, con jugadas preparadas para dejar balones rasos en disposición de tiro para Said o con Salah penetrando desde la barrera para recibir balón picado de Said. Habitualmente envían cinco rematadores al área, que son Morsi, Gabr, El Neny, Salah o Hegazy. Como lanzadores destacan Said, Hamed y por supuesto Salah, capaz de aguantar con acierto los momentos de alta presión para su equipo. Defienden basando su éxito en la numerosidad con la que protegen el área, normalmente con nueve hombres más el portero y uno de los defensores protegiendo uno de los postes. Un jugador queda al rechace. No dominan el juego aéreo defensivo, ni las segundas jugadas, la intensidad en la marca es baja por lo que suelen encajar goles de esta manera.

El entrenador: Héctor Cúper

Héctor Cúper, de 61 años, es uno de los entrenadores argentinos con mayor trayectoria internacional. Dirigió 14 equipos, entre ellos, Milan, Mallorca y Valencia, y su carrera estuvo atravesada por un estigma: la derrota en las finales. Pero ahora, el ex técnico de Huracán y Lanús se tomó revancha y consiguió una histórica clasificación de Egipto al Mundial de Rusia . Venció 2-1 a Congo, por el Grupo 5 de las Eliminatorias de África. Cúper asumió en la selección de los faraones en marzo de 2015 y para Egipto significará su tercera participación mundialista, tras las citas de 1934 y 1990, ambas en Italia

Plantilla de Egipto

Fortalezas y debilidades de Egipto

FORTALEZAS

Compromiso defensivo de todo el equipo
Salah es un jugador top en la competición
Tienen un sello reconocible en su juego
Un equipo con capacidad individual
Cuidan el balón parado

DEBILIDADES

No repliegan al completo
Falto de ideas en ataque en muchas ocasiones
Dejan muchos espacios atrás
Muchos fallos en los pases

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *