Así juega Dinamarca – Análisis para el Mundial 2018

Análisis del Sistema y Modelo de Juego de Dinamarca

Dinamarca utiliza un sistema 1-4-2-3-1 convertible a 1-3-4-1-2 en ataque. Se trata de un equipo que muestra profundidad y desarrollo de juego directo. La amplitud no es dominada, si es efectiva en banda izquierda, pero en la derecha esta condicionada a los movimientos de Cornelius de extremo a punta o a una velocidad menor de Poulsen respecto a Sisto. Adelanta líneas en ataque siendo cortas las distancias a excepción de portero-defensas, que es larga. Mantienen un orden estructurado respecto a las posiciones, lo que les hace poco dinámicos pero no por ello dejan de crear peligro al contrario. Los movimientos de Sisto y Cornelius desde la banda hacia la mediapunta o punta del ataque, son los cambios de posición mas relevantes.

Los de Hairede inician el juego por dentro, participando centrales y mediocentros. Delaney, Kvist, Schöne y Eriksen son los jugadores en continuo ofrecimiento. No arriesgan en la salida, poseen calidad de pase y control. El portero Schmeichel cobra relevancia como lanzador en largo como alternativa a Kjaer, que es el principal lanzador desde zona 2 (zona central) por la derecha. Las referencias en largo son Jorgensen, Sisto y Cornelius. Dominan la segunda jugada ya que poseern altura y corpulencia en la la disputa aérea, sacando faltas a favor o apoderándose del balón directamente.

Tienen tendencia a desarrollar un juego directo con desplazamientos y pases filtrados entre líneas, pero alternan con juego combinativo. Mantienen el esférico en el inicio de la jugada, pero lo arriesgan controladamente en campo contrario. Delaney, Kvist y Eriksen canalizan el juego. Kjaer es el que con más frecuencia realiza cambios de orientación. Pione Sisto es su jugador más desequilibrante en el uno contra uno, acciones en las que también se desenvuelve favorablemente Jorgensen. Los laterales Stryger Larsen, Dalsgaard y Christensen se incorporan creando superioridad. Atrás cierran con tres jugadores.

Su juego directo llega con precisión en el último pase o centro al área. Poseen gran tiro desde media distancia. Eriksen desde la frontal es muy preciso en su golpeo con el interior. Delaney también tira con gran calidad y Sisto trata de golpear con potencia. Tienen poco éxito en los desmarques en profundidad, pero se debe vigilar a Sisto, Stryger y Christensen. Varios jugadores mantienen presencia en zona de remate, destacan Jorgensen, Delaney, Cornelius, Sisto y Eriksen. Jorgensen en el interior del área y Eriksen y Delaney fuera de ella dominan la recogida de rechaces.

En defensa el equipo torna a un 1-4-2-3-1 ó 1-4-4-2. Tienen capacidad de repliegue, pero no siempre logran profundidad defensiva ya que los extremos no siempre logran ocupar posición defensiva con las líneas juntas respecto a los laterales. La distancia portero-defensas es larga, corta entre defensas-centrocampistas y media en líneas siguientes. La línea defensiva y los mediocentros juegan arraigados al orden posicional por lo que no existe una llamativa dinámica. A pesar de ello poseen clara vocación ofensiva en todas sus líneas. Desde la defensa destacan las incorporaciones de sus laterales y las salidas de los defensas centrales a líneas siguientes con balón controlado. Las incorporaciones por banda derecha de los laterales Dalsgaard o Christensen permiten a Cornelius situarse en punta de ataque junto a Jorgensen. En banda izquierda el lateral izquierdo Stryger se convierte en extremo cuando Sisto realiza movimientos desde la banda a la media punta.

En la defensa organizada deja espacios entre líneas si el rival supera la presión avanzada de centrocampistas y laterales. A los costados de los mediocentros hay espacios si los extremos no mantienen una línea de cuatro centrocampistas basculando completamente. Por ello las basculaciones suelen quedar incompletas. La línea defensiva es la más recuperadora, y el carril central la zona más efectiva de robo gracias a los defensas centrales y el mediocentro Kvist. La presión queda orientada hacia fuera protegiendo siempre el carril central.

Por el carril central logran taponar los tiros por la seguridad que ofrecen en defensa organizada sus centrales y mediocentros. Pero los centros no quedan bien defendidos por carriles exteriores debido a que es imperiosa la ayuda de los extremos a laterales y no siempre la mantienen. La línea defensiva, formada por cuatro jugadores, se mantiene escalonada y con orden pero a pesar de ello acusa los balones filtrados a sus espaldas y entre defensas centrales. El orden y persecuciones de los mediocentros logran controlar las filtraciones de los rivales desde segunda línea pero este aspecto es más débil en las bandas. Dominan la segunda jugada capturando rechaces por su buen juego aéreo y capacidad de control de balón en sus futbolistas. Su portero Schmeichel, los defensores y su delantero Jorgensen nutren de contundencia al equipo.

Transición Defensiva

Pierden la posesión en los envíos al área, algo que debido al alto porcentaje de envíos es una causa natural. Los espacios aparecen a espaldas de la línea defensiva debido a que se adelanta a campo contrario y en los carriles laterales. Pero estos espacios son subsanados con la rapidez que muestran en el cambio de rol ataque-defensa y reaccionando bien con presión avanzada. La presión avanzada conlleva que todos sus jugadores trabajen defensivamente. Dinamarca realiza un repliegue medio, con comportamiento rápido y activo cerrando espacios y líneas de pase en campo contrario con presión avanzada y líneas juntas. Los carriles exteriores son los más débiles si los extremos habían profundizado antes de la pérdida, algo también natural. La línea defensiva realiza basculaciones completas, destacando los centrales Bjelland y Kjaer. No hay abuso de la falta táctica, tras recuperación consolidan la posesión con ataque organizado y posesión de larga duración.

Transición Ofensiva

El cuadro danés no encuentra velocidad alta ni profundidad para atacar en campo contrario desde zonas 1 (campo propio) y 2 (zona central), Pione Sisto es el jugador que puede ofrecer habilidad para lograrlo. Los jugadores se muestran sincronizados para robar en campo contrario con presión avanzada y salir directos.

Sisto les otorga de dominio de amplitud, pero no profundizan a espaldas de la defensa rival con velocidad. Recuperando en zona 1 realizan ataque organizado. Pueden realizar contraataque si conectan con Pione Sisto como conductor o logran la conexión Eriksen-Jorgensen en carril central. Destaca Delaney como un buen pasador descongestionando casi siempre que puede la jugada. La velocidad de contraataque es baja, por ello tienden a frenar y atacar organizadamente desde zona 1 apoyándose en el juego de cara de Sisto, Eriksen, Jorgensen y Delaney.

La recuperación en zona 2 produce contraataques con envío rápido hacia el punta Jorgensen o Cornelius, que ofrecen juego de cara. Sisto por izquierda y Eriksen por carril central ejercen de conductores. En el carril central es donde mejor aguantan la posesión. Tanto en zona 2 como en zona 3 llegan en grupo si se produce el contraataque pero a una velocidad media. Sus recuperaciones en zona 3 son peligrosas para el rival, dado que suele haber finalización. Eriksen y Jorgensen son los conductores en la inmediación del área contraria actuando por carril central y jugando ambos de cara, dominando el pase y el tiro con correcta temporización.

Aspectos importantes del balón parado

Dinamarca basa su juego a balón parado en Eriksen. El atacante los lanza siempre logrando darles precisión de pase y tiro de calidad a nivel colectivo e individual. Dominan el juego aéreo siendo una plantilla generalmente corpulenta, con altura y potencia. Les cuesta dominar las segundas jugadas por pobre recuperación fuera del área.

El rival debe de prestar atención al saque corto de córner hacia Sisto, porque si recibe desequilibra y gana metros para asistir o tirar en avance hacia el interior del área. Suelen situar dentro del área a cinco jugadores buscando el remate, siendo peligrosos en cualquier zona de recepción. Destacan Kjaer, Bjelland, Cornelius, Delaney y Jorgensen. Los saques de banda a la altura de los costados del área los convierten en un córner gracias al saque con fuerza que remite Kvist, en ellos los contrarios sufrirán las prolongaciones en el primer palo o punto de penal.

Por estatura y seguridad de la línea defensiva dominan el juego aéreo, aunque no las segundas jugadas porque agrupan a todos sus jugadores en el interior del área a excepción del que realiza la vigilancia del saque en corto.

Las faltas laterales y escoradas las defienden con línea de seis jugadores en el punto de penal y el resto conforman la barrera o defienden al borde del área. En los córners sitúan un jugador pegado al poste en el segundo palo y doble línea de cuatro, una en el área pequeña y otra a la altura del punto de penal, el otro jugador realiza vigilancia del saque en corto. La intensidad es alta en las marcas.

El entrenador: Åge Hareide

Un noruego al mando de Dinamarca. Se trata de un tipo sincero que no duda en hablar ante la prensa con claridad. El veterano entrenador tuvo la difícil tarea de sustituir en 2015 al histórico Morten Olsen, quien estaba en el cargo desde 2000. Dirigió la mayor parte de su carrera en su país natal, donde fue campeón en tres clubes (Molde FK, Brøndby y Rosenborg BK).

Plantilla de Dinamarca

 

Fortalezas y debilidades de Dinamarca

FORTALEZAS

Los saques de banda de Kvist
Pione Sisto es un dolor de cabeza
Juego ordenado y director sobre la portería rival
Centímetros de sobra para el balón parado

DEBILIDADES

Poca imaginación en su ataque
Les falta profundidad por la banda
No dominan las segundas jugadas
Falta un goleador

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *