Artículo. Modelos de juego y la variedad Parte II.

Compartir es de sabios! Email this to someoneShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestShare on VKShare on RedditShare on Tumblr

Nuestro colaborador Juan Rojo (@jrojodeporte), Licenciado en Ciencias del Deporte y Entrenador de Fútbol, nos envía la segunda parte de un artículo publicado hace unas semanas llamado “Modelos de Juego y la Variedad”, en la que sigue profundizando en el modelo de juego y los elementos a tener en cuenta entre la teoría y la práctica.

MODELOS DE JUEGO Y LA VARIEDAD. PARTE II

En el anterior artículo referido a este asunto, surgía la idea de variar el modelo de juego como si fuese dicha variedad el patrón a seguir o bien, dentro del modelo de juego existiera la posibilidad de existir variedad en los planes a ejecutar.

Bien, la teoría y la realidad del juego nos llevan a pensar que debemos decantarnos por un modelo de juego debido a que en el fútbol, por su naturaleza (ser un deporte complejo y abierta en cuanto al juego), resulta muy difícil establecer pautas cambiantes cada evento (partido). La creación de un lenguaje común (dentro de la lógica interna, el uso de códigos de juego verbalizados o no, es decir, la comunicación) y el desarrollo de una tendencia en conductas de interacción hacen posible la ejecución de un plan estratégico propuesto por el entrenador y su equipo técnico.

657939_23hn19_ft_seleccion_imgVideo

La teoría nos dice que el juego está sometido a elementos que condicionan la toma de decisión del jugador, muchas de ellas CONTEXTUALES (marcador, clima, localización del partido, estado de fatiga,…) y otras evidentemente marcados por la oposición. Un autor de reconocido prestigio como Julio Garganta, fomenta el uso de un modelo de enseñanza–aprendizaje sistémico basado en la lectura de juego a partir de una variedad de acciones realizadas por los oponentes pero bajo la auto-organización del equipo. Esto quiere decir, ¡¡claro que debe de existir variedad en los entrenamientos!!!. Tienes que conocer tu propio sistema pero conocer cómo se regulan los otros para tratar de hacerles daño , entonces por qué si no estudiamos a un rival. No obstante, lo que se descarta realizar en la mayoría de situaciones es prescindir del patrón de juego marcado previamente, al menos, en el menor número de veces posible.

Muchos equipos están incorporando acciones colectivas para contrarrestar con su modelo propio de juego, situaciones que implican una situación NOVEDOSA. Para el rival y estos a partir de ahí deben reaccionar y encontrar soluciones. Pero evidentemente es en este momento en el que el juego descubre cuánto hemos enseñado / entrenado al jugador, que recursos tiene, que acerbo motor lo adorna, al INDIVIDUO, la interacción entre los compañeros, los acuerdos y el entrenamiento del equipo como ente capaz de leer el juego en última instancia.

entrenorfefatjf

Es importante, por ende, conocer cuánto saben los jugadores del modelo de juego, cuánto conocen los jugadores de manera individual, qué soluciones podemos implementar en cada situación y, por supuesto, su capacidad de lectura de juego. De no conocer esto, solo intuimos de manera descriptiva sus acciones en el terreno de juego en el que flotan con sus debilidades y fortalezas. Al menos, debido a los avances tecnológicos obtenemos día a día información de conductas en los partidos y entrenos que nos marcan la tendencia de cómo estos se comportan .

En el fútbol por tanto, después de un periodo de indefinición en tiempos anteriores, los equipos marcan un estilo definido pero entramos en una época donde vamos al siguiente paso: ser imprevisibles, evitar la localización de debilidades y promover las acciones que lleven a aprovecharnos como equipo de las debilidades del oponente por medio de la creación de incertidumbre.

Los entrenos tendrán la presencia de tareas en las que aparezcan acuerdos particulares entre jugadores ante una situación de juego real, favorecer la sorpresa en el desarrollo de juegos y practicar de forma deliberadas situaciones ante situaciones contextuales adversas y diversas.

Sin título

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *