Ejercicio de fútbol: Conservación 4×4+2C en 4 subespacios

A continuación se presenta una  tarea realizada por nuestro colaborador Diego Cabeza. El ritmo del fútbol moderno implica que cada vez más haya combinaciones más rápidas por parte de los equipos. Para favorecer estas combinaciones, jugar a un toque y habilitar líneas de pase al compañero se hace imprescindible. La tarea que se expone a continuación ayuda a desarrollar este tipo de habilidades.

Procloud-banner900x200

Conservación 4x4+2C en 4 subespacios-1

¡Participa y gana una de las 3 licencias de ProCloud11!

¿Quieres ser realmente un entrenador eficiente?

La Libreta del Mister y ProCloud11 se unen para llevarte a casa el mejor software de gestión deportiva que puedes encontrar en el mercado: ProCloud11 versión entrenador.

¿Realmente quieres conseguir una de las 3 licencias de ProCloud11 versión entrenador que sorteamos? Solo te decimos que tus amigos son tus mejores aliados

CÓMO PARTICIPAR PARA GANAR UNA DE LAS 3 LICENCIAS ENTRENADOR 

Solo por participar en el concurso tienes 1 punto. Por cada amigo que se apunte al concurso a través de ti obtienes 10 puntos extra. ¿Cómo puedes hacer para conseguir más puntos? Invita a tus amigos en Facebook, Twitter o cualquier otro sitio. Si ellos se apuntan, ganas 10 puntos.

Recuerda que cuantos más puntos consigas, más posibilidades tienes de ganar una de las licencias.

Para que la participación sea válida el usuario debe cumplir los siguientes requisitos:

  1. Registrarse correctamente en el concurso mediante una dirección de correo válida.
  2. Ser seguidor de nuestra cuenta en Twitter (https://twitter.com/procloud11).
  3. Ser seguidor de nuestra página de Facebook (https://www.facebook.com/procloud11).

Los 3 usuarios que más puntos hayan obtenido durante el concurso se llevarán completamente gratis una licencia Entrenador del software ProCloud11.

El conteo de puntos se hace de forma automatizada, haciendo seguimiento mediante un enlace único y personal. Éste sumará a cada usuario 10 puntos por cada participante referido que se suscriba al concurso.

La duración del concurso es hasta el día 11 de abril de 2014.

Los ganadores se anunciarán el día 15 de abril de 2014. Ese mismo día nos pondremos en contacto con ellos para que nos faciliten sus datos de contacto y proceder a realizar la entrega.

 ¡Mucha suerte a todos!

large-getinstantaccess

La información: del entrenador al jugador

Con el paso del tiempo, el análisis del juego tiene más influencia en nuestra semana de trabajo, ya sea el análisis del equipo propio o el análisis del rival. Esa información que el entrenador obtiene, tiene que trasladársela al jugador de una forma u otra. Una información que no se divulga a quienes han de ejecutar las acciones es información desperdiciada por muy valiosa que sea.

La clave fundamental para que la información llegue de forma correcta al jugador es el momento y el cómo se transmite esa información, de forma que pueda aumentar su rendimiento durante el entrenamiento y en los partidos. 

Previo a definir nuestra estrategia de comunicación con el jugador, es importante conocer los siguientes tres puntos:

  • Un jugador aprende en función de lo que quiera a su entrenador. Los valores afectivos son importantísimos en el aprendizaje, por eso hemos de reforzarlo. Y más aún en edades tempranas. Un jugador que no tiene ningún vínculo afectivo con el entrenador jamás aprenderá.
  • Una persona optimista rinde más que una persona pesimista. Una persona que maneja pensamiento positivo aumenta su rendimiento casi en un 50% sobre el que no lo es. Además el optimismo se contagia al resto de compañeros. Por desgracia, el pesimismo también y en mayor proporción que el optimismo, así que mejor dejar de lado ese aspecto.
  • Una emoción negativa tiene una duración media de 112 minutos. Una positiva de 42. Será fundamental valorar al jugador y cómo le afectan las palabras que le transmitamos. Un estado anímico negativo le hará que ese jugador no rinda durante el entrenamiento o el partido.

Con estas claves, se plantea la siguiente estrategia de comunicación a los jugadores para transmitir la información del análisis del equipo propio.

Permite flexibilidad permita a lo largo del tiempo a la hora de mostrársela al jugador. El análisis colectivo, hay entrenadores que prefieren ponerlo a principios de la semana y otros al final de la misma. Unos buscan reforzar el trabajo de la semana desde el principio y otros buscan reforzar el trabajo que se ha realizado, de cara al próximo partido.

Los dos modelos refuerzan la actitud del jugador: el primero de cara al trabajo de la semana; el segundo de cara al partido.

Es importante focalizar solo elementos colectivos, y nunca señalar sobre todo de forma negativa a ningún jugador que intervenga, ya que puede provocar una reacción del jugador en el grupo que lleve a enfrentamientos con el entrenador. Esa información negativa es mejor traspasarla al análisis individual.

Por su parte, el análisis individual es más delicado. Si el análisis es positivo de cara al jugador, podremos mostrárselo previo a cualquier entrenamiento. Aumentará sus valores de positivismo y sus emociones positivas, aumentando el rendimiento.

Si por el contrario dicho análisis es negativo, es mejor mostrarlo tras el entrenamiento. Puede generar sobre el jugador emociones negativas y su influencia sobre el rendimiento puede ser nefasta. Mejor que se vaya con esa emoción negativa y venga al día siguiente con nuevas ideas y pensamientos.

Para transmitir la información, podremos emplear un lenguaje:

  • Asertivo. Respetas las opiniones del jugador, aunque el entrenador intenta mediante el diálogo imponer las suyas. Será interesante aplicarlo con jugadores que reconozcan sus errores y que tenga capacidad para razonar.
  • Inhibido. Denota falta de confianza en el entrenador, por lo que no es recomendable mostrar esta actitud al jugador.
  • Agresivo. Pretende imponer al jugador los objetivos o razonamientos que se desean sin dejar participar al jugador. A pesar de que no es un estilo que se deba utilizar con frecuencia por el desgaste que ocasiona en el jugador, ante situaciones de rechazo continuo por parte del este (respuestas repetitivas con “Es que…”) se pueden aplicar.

Ejercicio de fútbol: 8×6 y 10×9 con situaciones de ataque organizado y contraataque

Cada vez cobra más importancia en el fútbol moderno dominar los cambios de fase del juego. A continuación se plantea una tarea para pasar de la fase de ataque organizado a transición defensiva en uno de los equipos y de defensa organizada a transición ofensiva en el otro de los equipos. Recuerda que puedes descargarte completamente GRATIS la tarea.

Procloud-banner900x200

Ejercicio8x6y10x9

Descarga ahora el ejercicio y podrás disfrutar de él en tu ordenador TOTALMENTE GRATIS. Recuerda que solo tendrás que poner un Tweet o un mensaje en Facebook.

Diseño de una tarea de entrenamiento

En el siguiente artículo trataremos de mostrar los pasos a seguir a la hora de diseñar una tarea de entrenamiento para que esta tenga una transferencia real en los jugadores.

De primeras, entendemos que los ejercicios presentes en cada uno de los entrenamientos deben simular problemas que los jugadores se encontraran en los próximos partidos o se han encontrado en el pasado y no han sabido solucionar. Estas tareas además deben fortalecer el modelo de juego del equipo, basado en las condiciones de los jugadores.

Para ello tratamos de diseñar tareas de entrenamiento donde estas situaciones se repitan constantemente para que la transferencia sea mayor. Para aprender, además de entender el porqué, hay que repetir. Que el jugador reconozca esa situación en un partido y sepa que hacer para poder solucionarla.

Para empezar, debemos seleccionar la situación que queremos tratar en el ejercicio y a través de la estructura del ejercicio y reglas de provocación1 buscaremos que esta situación logre repetirse en la tarea con cierta asiduidad.

Hay que tener en cuenta las variables en cuanto a la estructura del ejercicio, jugando con estas lograremos que la situación a trabajar aparezca en mayor o menos medida, son las siguientes:

  • Número de jugadores.
  • Jugadores por equipo.
  • Dimensión del espacio.
  • Número de contactos con el balón.
  • Resultado favorable o desfavorable.

Estas variables no son estándar para todas las tareas, habrán situaciones que requieran de un mayor o menor número de jugadores y/o espacio o de un número determinado de contactos para lograr que se cumpla la situación que queremos trabajar.

Para finalizar pasaremos a un ejemplo práctico de cómo diseñar una tarea de entrenamiento:

Antes de empezar, como hemos dicho anteriormente, hay que tener claro la situación que necesitamos trabajar. En este caso diseñaremos un ejercicio para trabajar la transición defensiva en inferioridad. Para que exista una transición defensiva, primero debe existir una pérdida o recuperación del equipo rival. Por lo tanto necesitamos que el equipo a defender la transición defensiva inicie la tarea para que pueda existir la pérdida de la que hablábamos y lo haga en inferioridad.

Captura de pantalla 2014-03-06 a la(s) 19.17.15

Iniciará la tarea el equipo rojo, como vemos en la imagen de arriba. Línea de 4 defensores se enfrenta a 6 jugadores ordenados en un sistema 2-3-1 (Jugadores ordenados según sistema a usar, en este caso usamos parte del 1-4-2-3-1). Ya desde el inicio tenemos la inferioridad que más tarde necesitaremos.

Para provocar la pérdida podemos incluir un objetivo para el equipo rojo. Ya sea finalizar en miniporterías, portería grande, etc. El objetivo del equipo rojo en este caso será atravesar en conducción cualquiera de las 3 puertas de conos situadas en el centro del campo. Como buscamos forzar una transición defensiva, subiremos la complejidad al equipo rojo limitándole los contactos con el balón a 2 e incluyendo una regla de provocación.

Regla de provocación: Equipo rojo tiene 10’’ para conseguir atravesar cualquiera de las puertas.

Con ello, facilitamos la recuperación del balón. Equipo rojo deberá tomar más riesgos por el tiempo y el número de contactos, esto favorecerá a la recuperación del equipo amarillo y le dará mucha más velocidad a la aparición de la situación a trabajar. Importante dejar claro el objetivo predominante a trabajar para no confundir al equipo.

Una vez equipo amarillo consigue robar, realizará un ataque sobre portería grande que equipo rojo deberá defender en inferioridad. Ya hemos logrado que aparezca la transición defensiva en inferioridad. Para darle un poco más de realismo a la situación, tras 5’’ de la recuperación un nuevo jugador del equipo rojo saldrá desde el medio campo para ayudar a su equipo. Por lo tanto, tras pérdida, equipo rojo deberá recular, temporizar hasta la llegada del 5º jugador, cerrar espacios interiores, ofrecer al rival carriles exteriores y tapar centro o tiro.

Equipo amarillo deberá aprovechar la recuperación y finalizar antes de que rival se reorganice correctamente y llegue el quinto jugador a equilibrar un poco la situación numérica.

Una vez finalizado el diseño del ejercicio y probado sobre el verde, es importante someterlo a un análisis y preguntarse si se han cumplido los objetivos a trabajar y como se podría mejorar para un mejor funcionamiento.

  1. Son reglas de juego puntuales que acentúan la creación y repetición de la situación a trabajar. Por ejemplo: Para la búsqueda de juego aéreo y remate de cabeza, regla de provocación: Gol de remate de cabeza o tiro tras una asistencia de cabeza vale doble. Acentúo la búsqueda de juego aéreo sin limitar la realidad del juego.

El contraataque

Ideas quizá solo correspondientes al determinado contexto temporal – futbolístico en el que nos encontramos, son capaces de hablar de éste momento del juego como algo pasado, como un recurso de inferioridad o en muchas ocasiones, como algo desorganizado y dejado única y exclusivamente a la creatividad de los jugadores. Sin embargo, mucha gente no se ha parado a pensar que muchos entrenadores hayan podido canalizar de forma exitosa el que para mí puede ser el instinto más primitivo del juego.

Creo que la bibliografía está llena de definiciones, fases y zonas que nos “enseñan” sobradamente la realización de un contraataque, y por eso no considero necesaria la existencia de un artículo más en este sentido. Sin embargo, haciendo una aproximación más adecuada a la realidad contextual que envuelve este deporte y lo difícil que es encontrar camino a la portería contraria, quizá para encontrar las raíces de éste momento del juego deberíamos volver hasta el patio del colegio, donde intentábamos aprovechar los “huecos” del otro equipo para hacer gol de la forma más rápida posible. Del mismo modo, es posible que si nos parásemos a observar partidos de fútbol en edad escolar, nos daríamos cuenta que la mayoría de los goles se consiguen de ésta manera, y que quizá sea también el aspecto menos trabajado por el entrenador. Entonces, ¿por qué no se le valora en muchas ocasiones como realmente lo merece si realmente se encuentra en el ADN del futbolista y del propio juego?. Porque no se encuentra entre los grandes rasgos característicos que definen a los principales equipos de referencia a nivel mundial.

El establecimiento de principios claros para la realización de un buen contraataque por supuesto que no garantiza la realización correcta del mismo, pero si favorece la aparición de respuestas más naturales en función de la situación concreta en la que se encuentra un jugador determinado. Éste aspecto no responde a ninguna fórmula, al igual que nada en esto del fútbol, pero para que aparezca una conducta creativa, un instinto “primitivo” (que es aquello que hacemos de forma más natural, y por tanto con mejores resultados) el entrenador, en la medida de lo posible ha de ser capaz de favorecerlo.

Es por todo esto por lo que sería absurdo prescindir o desprestigiar este elemento, pues sería desnaturalizar el fútbol. O ¿existe algún instante en los encuentros, en los que varios jugadores tengan que pensar – ejecutar de una manera más rápida y precisa de forma coordinada?, ¿ No constituye una representación clara y precisa de lo que es un deporte de equipo?. La obra de arte de que en segundos, un equipo pueda recorrer la cancha entera ejecutando cinco o seis pases interviniendo tres o cuatro jugadores no merece este rácano reconocimiento. Nadie juega al contraataque porque no hay ningún equipo que pase la mayor de su tiempo haciéndolo, lo que si hay son entrenadores que lo han desempolvado del baúl de los recuerdos y le han sacado mucho brillo, porque formas de jugar y equipos que han marcado épocas ha habido muchos y de muchas maneras, pero quizá la memoria sea demasiado corta.